Recordando
Retro Review de Black Tiger

La negra era de los dragones

Volvemos a la época dorada de los arcade para hablar de Black Tiger, un excelente hack & slash y plataformas creado por Capcom. Lamentablemente, es bastante desconocido, sobre todo si lo comparamos con otras joyas de la compañía como Street Fighter, Final Fight o Strider.

El nombre original en japonés es Black Dragon, dando protagonismo al enemigo final del juego, un imponente Dragón Negro. En cambio, en la versión occidental el juego se titula Black Tiger, que hace referencia al bárbaro protagonista del juego. El título se lanzó en 1987 para recreativas. En 1989 se lanzó una versión doméstica para  Amstrad CPC, Commodore Amiga, Atari ST y ZX Spectrum. Por último, en 1990 se lanzó para Commodore 64. Pese a tener una buena base para convertirse en una saga, este es la única entrega que vio la luz.

El argumento del juego es bien simple. Tres dragones descendieron del cielo, destruyendo el reino y sucumbiéndolo en las tinieblas. Por fortuna, un héroe apodado Black Tiger comienza una épica aventura para destruir a los malvados reptiles.

El gameplay sigue las mecánicas de cualquier plataformas con elementos de acción, pero tiene ciertas peculiaridades que lo hacen muy interesante. Controlamos al personaje con dos botones, uno para saltar y el otro para atacar. El ataque consiste en lanzar tres dagas en arco, además de pegar con una cadena. A lo largo del juego podemos recoger unas monedas llamadas Zenny, que nos permiten comprar entre otras cosas mejoras del arma, mejoras de armadura, pociones de vida, y llaves para abrir cofres. También nos encontramos unos hombres petrificados, llamados "wise man" (hombre sabio), que al salvarlos nos otorgan algunos bonus como dinero, tiempo, vida o permitirnos comprar objetos en su tienda.

El juego consiste en 7 niveles diferentes. En cada nivel se introduce algún nuevo enemigo, aunque son bastante repetitivos: esqueletos, murciélagos, demonios y orcos son algunos de los enemigos que encontraremos. Cada enemigo tiene su patrón de ataque, los cuales tendremos que dominar para poder completar el juego. Las trampas son otro de los peligros, si no estamos alerta moriremos a causa de rocas, fuego o pinchos que saldrán cuando menos nos lo esperemos. En Black Tiger se premia mucho la exploración, si recorremos los niveles y descubrimos los objetos secretos, recibiremos algunos bonus como dinero o puntos. Si morimos, apareceremos en el checkpoint más cercano, y a diferencia de muchos otros juegos, los enemigos que ya hayamos vencido no volverán a aparecer.

En cuanto a la dificultad del juego, la que podemos esperar para un arcade la época. Los primeros niveles son relativamente fáciles, pero el juego se complica y finalmente tenemos que hacer frente a varios enemigos que nos atacan por todos los lados, lo que requiere mucha habilidad para completar el juego sin gastar continuaciones.

Hay algunas curiosidades relacionadas con el juego que merece la pena mencionar:

  • Este fue el primer título de Capcom en el que apareció la moneda Zenny. También ha aparecido en otros títulos como Megaman, Monster Hunter o Dead Rising.
  • En el primer Resident Evil nos tenemos que enfrentar a una araña gigante. El nombre de esta araña es Black Tiger.
  • El juego es mencionado en la novela Ready Player One del escritor Ernest Cline.

Black Tiger, pese a quedarse atrás respecto a otras grandes obras de Capcom, es un arcade muy entretenido. Una gran jugabilidad y ambientación hacen de él un juego digno de recordar.