Recordando
Retro Review de Donkey Kong Junior

Rescate de un gorila en apuros

En un ya lejano 2014 escribí un artículo de recordando a Donkey Kong, el título con el que Nintendo alcanzó una fama mundial. Hoy retomo la saga para hablaros de su secuela, Donkey Kong Junior, una secuela en la que sorprendentemente Nintendo rompió completamente los esquemas de la fórmula de la primera parte que tanto éxito había cosechado.

Donkey Kong Junior vio la luz para recreativas en el año 1982. Al igual que la primera parte, esta entrega también fue dirigida por Shigeru Miyamoto y producida por Gunpei Yokoi. Más adelante el juego fue versionado a plataformas domésticas, entre las que se encuentra la versión para NES. También salieron tres versiones portátiles de Game & Watch. Pese a no recibir el abrumador éxito de la primera parte, el juego fue bien recibido tanto por la crítica como el público.

En esta segunda entrega cambian completamente los papeles de los personajes respecto a la primera parte. Finalmente Mario consiguió capturar a Donkey Kong, y ahora lo mantiene preso en una pequeña jaula en la que apenas cabe el gran gorila. El protagonista del juego es Junior, hijo de Donkey Kong, quien intentará rescatar a su padre por todos los medios posibles.

El gameplay también cambia radicalmente respecto al título original. Junior tiene la habilidad de trepar por lianas y cuerdas sin esfuerzo alguno. Puede trepar por una sola cuerda, o bien trepar usando dos cuerdas para hacerlo a más velocidad. También puede pasar de una cuerda a otra para moverse por el escenario. Por supuesto, Mario hará todo lo posible para que Junior no logre su objetivo. A lo largo de los niveles Mario irá liberando diferentes tipos de animales y obstáculos que tendremos que esquivar, ya que Junior no tiene ninguna habilidad de ataque. La única forma de acabar con los enemigos es soltando algunas frutas que están distribuidas por los niveles. Si alguno de estos obstáculos nos da, caemos de una gran altura o se acaba el tiempo, perderemos una vida.

El juego está formado por cuatro niveles. En los tres primeros el objetivo es superar todos los obstáculos para llegar hasta la jaula de Donkey Kong. Cuando Junior llega, Mario huye con la jaula al próximo nivel. En el cuarto nivel el objetivo es subir seis llaves por las cadenas hasta las cerraduras. Una vez están todas las cerraduras abiertas, Donkey Kong es liberado. El juego no acaba aquí, sino que vuelve a empezar desde el principio con una dificultad mayor. El juego no tiene fin, podemos ir superando niveles para intentar conseguir la máxima puntuación posible hasta que lleguemos a Game Over.

El orden de los niveles cambia en función de la versión del juego. En la versión japonesa los niveles se juegan en el orden normal, del 1 al 4. En cambio en la versión Americana los jugamos en un orden bastante peculiar: 1-4, 1-2-4, 1-2-3-4. Es decir, jugamos el primero y luego el cuarto, luego el primero otra vez, el segundo, y otra vez el cuarto, y finalmente empezamos a jugar tal y como se hace en la versión japonesa.

Al igual que pasó en la primera entrega, aquí también se conoce al nivel 22 como el nivel de la muerte. Por un fallo en la programación del juego, en este nivel el tiempo disponible para completar el nivel es insuficiente, y provoca la muerte incluso al más experimentado de los jugadores. ¡Seguramente Nintendo pensó en su momento que nadie llegaría tan lejos en sus videojuegos!

Pese a no ser tan rompedor y exitoso como su antecesor, Donkey Kong Junior fue una sorpresa por cambiar radicalmente la jugabilidad, y sin perder esa esencia que retaba a los jugadores a superar sus máximas puntuaciones una y otra vez.

Contenido relacionado