Recordando
Retro Review de Super Dodge Ball (1996)

Balón prisionero de alta intensidad

Después de analizar Street Gangs, hoy seguimos con otro título de la saga Kunio-kun, Super Dodge Ball para Neo Geo. He elegido este título principalmente por dos razones: es un arcade deportivo muy original y además es el último título que desarrolló Technōs Japan antes de su cierre por motivos económicos.

Super Dodge Ball (conocido en Japón como Kunio no Nekketsu Dodgeball Densetsu) fue publicado por SNK en el año 1996 exclusivamente para su plataforma Neo Geo. Lamentablemente, la acogida del juego fue muy fría y el juego pasó sin pena ni gloria por los salones recreativos, pese a ser un juego bastante llamativo. Este título es una secuela de un juego de mismo nombre lanzado en 1987 para arcades y diferentes plataformas domésticas. Aunque la compañía original cerrara, este no ha sido el último título de la saga ya que sus derechos fueron vendidos, y podemos encontrar secuelas para plataformas como Game Boy Advance, Nintendo DS o PC.

Lo primero que debemos hacer al empezar la partida es elegir nuestro equipo entre los siete disponibles. Cada equipo tiene un capitán, la mayoría de los cuales están sacados de la versión japonesa del juego Renegade. A cada capitán le acompañan dos integrantes más en el equipo, los cuales son de cinco tipos diferentes: empollones, regordetes, chicas, delincuentes y deportistas. Cada tipo de personaje tiene diferentes cualidades, y también diferentes disparos especiales.

El juego sigue las reglas del balón prisionero, pero adaptadas al estilo arcade del que hace gala. El campo está dividido en dos mitades, y cada equipo debe permanecer en su mitad del campo. El objetivo es dar a los jugadores del equipo contrario sin que consigan coger la pelota. Cada jugador tiene una barra de vida que al llegar a cero significará que ese jugador queda eliminado. Cuando los jugadores se eliminan, se van a la zona de eliminados en el campo del equipo contrario, y allí igualmente pueden recibir la pelota para disparar a los contrincantes.

Manejamos a un solo jugador a la vez, el que controla la pelota o bien el último que la tuvo en sus manos. Con la pelota en nuestro poder podemos realizar un disparo al equipo rival, pasarla a uno de nuestros compañeros (da igual que esté en nuestro campo o eliminado) o bien saltar con ella para pasar desde el aire o ejecutar un disparo. Con cada uno de los jugadores podemos realizar disparos especiales haciendo una serie de combinaciones de movimientos, y además podemos hacer un especial con los tres integrantes del equipo si tenemos la barra de especial al máximo. Cuando no tenemos la pelota, podemos recargar la barra de especial, intentar esquivar los lanzamientos del rival, realizar un contraataque rápido o bien interceptar su lanzamiento.

La estrategia a seguir es importante en este juego. Si disparamos directamente a los rivales es muy probable que consigan interceptar la pelota sin problema. En cambio, podemos ejecutar diferentes tácticas para despistar, como pasar la pelota entre los compañeros, simular que vamos a lanzar pero finalmente retrasar el tiro, o bien saltar hacia el campo rival y antes de caer realizar un movimiento especial. Al defender también tendremos que tener en cuenta a que rivales nos enfrentamos y conocer sus movimientos, ya que esto nos ayudará a poder anticiparnos y interceptar los diferentes tipos de disparos que realicen.

En el modo un jugador, hay que enfrentarse a diferentes equipos para completar el juego. Primero, nos enfrentaremos a los otros seis equipos del juego. Cada vez que venzamos a uno, se nos preguntará si queremos que su capitán se una a nuestro equipo. En caso de decir que sí, uno de los dos componentes de nuestro equipo que no sea el capitán será sustituido por ese personaje. El penúltimo combate será contra un equipo formado únicamente por capitanes de equipo. Por último, tendremos que enfrentarnos a D.B. Maou, el villano de la historia.

Técnicamente es un juego muy pulido. Al igual que las demás entregas de Kunio-kun, tiene un estilo desenfadado y repleto de sentido del humor. Los personajes están muy bien dibujados y animados, con excelentes animaciones y efectos visuales. Los escenarios completan perfectamente el apartado gráfico, siendo originales y muy coloridos. Una marchosa música acompaña al juego en todo momento que le siente realmente bien.

Un punto negativo del juego es que no es un título muy rejugable, ya que solo ofrece un tipo de final sin importar el equipo que elijamos. De todas formas, el juego cuesta de dominar para poder completarlo. Por otra parte, el modo a dos jugadores es perfecto para retar a un compañero y disfrutar de un buen rato.

Super Dodge Ball es un arcade muy divertido, y explota un género deportivo que no estamos acostumbrados a ver en el mundo de los video juegos. ¡Un título totalmente recomendado!

Contenido relacionado