Recordando
Retro Review de Metroid

El inicio de una gran saga de aventuras espaciales

Metroid es una de esas sagas que Nintendo ha cuidado a lo largo de los años y que pese a no tener la repercusión que Mario o Zelda, siempre ha estado ahí. Casi todos los sistemas de Nintendo tienen un juego de Metroid en su catálogo, y todos ellos de una excelente calidad. Por lo visto, Nintendo sigue sin querer que esta saga pierda fuelle y recientemente ha lanzado Metroid: Samus Returns para 3DS, y está preparando Metroid Prime 4 para Nintendo Switch.

El Metroid original fue lanzado para Famicom Disk System en 1986 para el mercado Japonés. En 1987 y 1988 llegó a Estados Unidos y Europa respectivamente, en formato cartucho. El juego fue producido por Gunpei Yokoi, una de las figuras clave de la compañía. La excelente combinación de plataformas y exploración lo convirtió en uno de los grandes éxitos para la consola, alcanzando 2,7 millones de unidades vendidas. Su original jugabilidad ha inspirado a lo largo de los años a otros videojuegos, como la saga Castlevania. En el año 2004 se publicó Metroid: Zero Mission, el cual es un remake con nuevos gráficos, nueva jugabilidad y una historia mejorada y ampliada.

El argumento nos cuenta que unos Pirata Espaciales han robado unos espécimes de unos parásitos llamados Metroid de unos laboratorios de investigación de la Federación Galactica. El objetivo de los piratas es clonar estos Metroids para usarlos como armas biológicas. La Federacion descubre que los Piratas tienen su base en el planeta Zebes, y como último recurso envian a la cazarrecompensas Samus Aran a destruir sus planes.

Empezamos la aventura en un planeta completamente hostil con solamente la posiblidad de movernos, saltar y atacar con el arma de energía, además de disponer de muy poca vida. Si no sabemos de que va Metroid, las primeras partidas pueden ser bastante frustrantes ya que no sabemos donde tenemos que ir y moriremos con mucha facilidad. Esta es la esencia de Metroid, la exploración, ya que durante el juego no disponemos de ninguna ayuda o mapa para poder guiarnos por el amplio planeta Zebes. Por ejemplo, justo empezar vemos que no podemos pasar por un pequeño hueco en la pared, así que tendremos que explorar para descubrir la mejora de la morphing ball que nos permite convertirnos en una pequeña bola para poder pasar por sitios estrechos. O más adelante, encontramos una puerta de diferente color que no se abre disparando con el arma básica, así que tendremos que explorar para encontrar los misiles que consiguen abrir esa puerta. Y así es toda la aventura, explorar y explorar para ir consiguiendo lo necesario para poder superar los retos que nos ofrece el juego.

La exploración también nos servirá para encontrar zonas secretas, en las cuales encontraremos mejoras de capacidad de munición y tanques de energía para aumentar nuestra salud. Es probable que si revisitamos zonas con habilidades que no teníamos la primera vez, podamos encontrar una zona secreta que se nos pasara por alto. Encontrar estas mejoras hará que la dificultad del juego sea más llevadera.

El planeta Zebes es realmente amplio, y más teniendo en cuenta que hablamos de un juego de NES. El planeta está dividido 3 zonas diferentes, cada una con sus características y con diferentes tipos de enemigos que nos pondrán las cosas difíciles. El objetivo del juego es acabar con los tres jefes que hay distribuidos por el planeta: al derrotar a los dos primeros se desbloqueará la última zona para vencer al jefe final.

El manual de instrucciones es importante en este juego, ya que nos da pistas de los objetivos de la misión, las mejoras que podemos obtener y un pequeño croquis del planeta Zebes que nos puede servir para orientarnos en caso de ir muy perdidos.

Gráficamente es un juego bastante desfasado, aunque en su favor hay que decir que es admirable la gran variedad de animaciones de Samus y la gran variedad de enemigos. Por contra, el juego sufre algunas ralentizaciones y fallos gráficos bastante molestos. En el apartado musical es excelente, con melodias que han llegado versionadas a otros juegos de Metroid más actuales.

La elevada dificultad del juego también puede jugar en su contra. Al empezar el juego empezamos con muy poca vida y es fácil morir, con lo que tenemos que empezar una y otra vez desde el inicio del juego, y sin saber muy bien donde tenemos que ir. Si persistimos, a medida que avanzamos la dificultad se modera al conseguir mejoras de vida y nuevas habilidades. A esto hay que sumarle que el juego no dispone de ningún mapa, y es muy fácil perderse o no acordarse donde tenemos que ir para poder avanzar. Lo mejor que podemos hacer es dibujar un mapa mientras jugamos, o bien usar uno ya existente de alguna guía.

Como curiosidad, comentar que Metroid es uno de los primeros juegos en el que la protagonista es una mujer. Lo mejor es que en el juego no se descubre que es una mujer hasta la escena final, y solo se descubre en 3 de los 5 finales disponibles, que obtendremos uno de ellos en función del tiempo que hayas necesitado para completar el juego. Además, si usamos el password JUSTIN BAILEY ------ ------ podremos jugar con Samus sin su armadura.

A día de hoy Metroid sigue siendo un gran juego de exploración, y pese a que ha sido ampliamente superado por sus secuelas, sigue teniendo mucha personalidad. Si no os dan miedo los retos difíciles, no dudéis en probar este clásico de Nintendo.

Contenido relacionado