Recordando
Recordando a Star Fox (Starwing)

El primer juego en 3D de Nintendo

La década de los 90 fue el boom de los juegos en tres dimensiones, ya que los sistemas domésticos de la época llegaron a tener la tecnología necesaria para que los desarrolladores pudieran crearlos y que llegaran al gran público. Super Nintendo no estaba preparada para renderizar juegos poligonales de forma óptima, pero Nintendo no se resignó y diseñó junto a Argonaut Software el videojuego Star Fox, el cual incorporó un procesador en el propio cartucho, llamado Super FX, que añadía capacidad de cálculo a la SNES y permitía mover gráficos poligonales.

Star Fox, también conocido como Starwing en la región Europea, fue publicado en 1993. Este título tuvo a Shigeru Miyamoto como productor y a Katsuya Eguchi como director, y fue el primer desarrollo en tres dimensiones creado por Nintendo. Los juegos en 3D eran poco comunes en consola a principios de los 90, así que Star Fox creó una gran expectación, y más tratándose de un juego de la propia Nintendo. El juego fue bien recibido tanto por los jugadores como por la prensa, convirtiéndose así en el inicio de una de las sagas más famosas de Nintendo. Este juego ha sido versionado en diferentes ocasiones: Star Fox 64 para N64 en 1997, Star Fox 3D para Nintendo 3DS en 2011 y Star Fox Zero para Wii U en 2016. Se desarrolló una secuela de Star Fox para SNES, pero por algún motivo no fue lanzada. Finalmente, esta segunda parte verá la luz en la recientemente anunciada SNES Classic Mini bajo el nombre de Star Fox 2.

El juego nos sitúa en el sistema galáctico de Lylat, el cual está habitado por una especie de animales con características humanas. La historia se centra en un equipo de mercenarios de élite formado por Fox McCloud, Falco Lombardi, Peppy Hare y Slippy Toad. El equipo es reunido por el General Pepper del ejército de Corneria, con la misión de detener al científico loco Andross, quien ha declarado la guerra a Corneria. Fox y su equipo tienen que abrirse paso entre las fuerzas enemigas para llegar hasta el planeta Venom y vencer al malvado Andross.

Star Fox es un shooter sobre raíles que podemos jugar tanto en primera como en tercera persona. Controlamos la nave de Fox McCloud, un potente prototipo llamado Arwing. El Arwing avanza automáticamente por los niveles, y permite movernos en todas las direcciones. Dispone de un disparo láser principal ilimitado y de tres bombas de gran potencia. La nave permite acelerar y frenar durante un breve periodo de tiempo para ayudarnos a esquivar obstáculos. También podemos poner la nave en vertical para girar más rápido, incluso hacer el movimiento de giro Barrel Roll que tanta fama obtuvo en internet gracias a la frase de Peppy Hare en Star Fox 64.

El sistema de daño de este juego se diferencia bastante de otros juegos del mismo género, en los que un solo ataque suele acabar con nuestra nave. En Star Fox disponemos de un escudo que nos protege de los ataques enemigos. El nivel del escudo está indicado mediante una barra en la parte inferior izquierda de la pantalla. Según el ataque que recibamos el escudo se dañará en mayor o menor medida. Además, se puede dañar solo una parte de la nave, lo cual hace que perdamos control sobre ella y los power ups que hayamos conseguido.

Las fases son completamente líneales, debemos avanzar destruyendo enemigos y esquivando sus ataques. Además, durante los niveles encontraremos multitud de obstáculos como torres, puertas que se abren y cierran de forma intermitente y meteoritos que nos harán demostrar nuestra habilidad pilotando. Como es común en este tipo de juegos, al final de cada uno de los niveles tenemos que enfrentarnos a un jefe con ganas de acabar con nosotros.

A lo largo de los niveles podemos recoger diferentes objetos que nos ayudarán en nuestra misión. Podemos recoger bombas para recargar nuestro arsenal. También podemos pasar por unos aros que reparan levemente el escudo de la nave. También encontramos power ups para potenciar el rayo láser de la nave. Por último, a mitad de cada nivel existe un aro de checkpoint por el que tenemos que pasar para aparecer en ese lugar y no al principio del nivel si perdemos una  vida. Además, este checkpoint recupera nuestro escudo.

El equipo de Fox lo acompaña en cada una de las misiones. En ciertos momentos de cada nivel aparecerán para echarnos una mano destruyendo algunos enemigos, y en algunas ocasiones seremos nosotros los que tendremos que quitarles a algún enemigo de encima. Cada uno de nuestros tres compañeros tiene su propia barra que indica su nivel de escudo, y si se queda sin él su nave explotará y dejará de acompañarnos durante el resto de partida. Al final de cada nivel se muestra una pantalla con diferentes estadísticas, como el nivel de escudo de cada compañero, la puntuación obtenida y el porcentaje del nivel completado.

Otra característica curiosa de Star Fox es que en vez de permitirnos elegir entre diferentes niveles de dificultad, nos permite elegir entre tres rutas diferentes para ir desde Cornelia hasta Venom. Cada una de las rutas tiene un nivel de dificultad diferente, pero lo mejor es que cada una de ellas está formada por pantallas completamente diferentes.

Gráficamente el juego se ha quedado muy desfasado al usar unos gráficos 3D muy primitivos, con figuras muy simples, escenarios sin detalle y con una profundidad visual muy baja. De todas formas, hay que valorar el esfuerzo que realizó Nintendo para conseguir un juego de este tipo en una consola que no fue diseñada para ello. De todas formas, la jugabilidad del juego sigue siendo muy buena, aunque en ocasiones el juego se ralentiza notablemente. Esta sencillez gráfica se compensa un poco con los pintorescos protagonsitas del juego, los cuales van hablando entre ellos durante la partida mostrándose sus caras en la pantalla.

Para acabar, os dejo una curiosidad sobre el chip que va integrado en el cartucho. Aunque el nombre comercial es Super FX, el nombre de proyecto fue Super Mario FX o MARIO, el cual es un acrónimo de Mathematical, Argonaut, Rotation & Input/Output. Parece que los desarrolladores tuvieron que echarle mucha imaginación para hacer un acrónimo con las letras del famoso fontanero...

Star Fox es uno de los juegos más recordados de SNES por ser uno de los pocos que llevó el chip Super FX incorporado, pero además es un shooter que tiene el inconfundible sello de Nintendo, con una buena jugabilidad y además siendo un juego muy peculiar entre los de su género. Una joya que no os podéis perder.

Contenido relacionado