Recordando
Retro Review de Wild Streets

De paseo con nuestro lindo "gatito"

Hoy vamos a hablar de Wild Streets, un beat em'up desarrollado por Titus íntegramente en su estudio de París, conocidos principalmente por el desarrollo de la saga PrehistorikTitus the Fox. Antes de empezar a desentrañar el juego, tengo que decir que olvidé durante muchos años su título. Tenía el recuerdo de jugar de pequeño a un juego en el que podías manejar a dos personajes, el humano y la pantera, llegué a preguntar en algún foro (cuando éstos aún estaban de moda) hace muchos años y la mayoría de las respuestas que recibía era que el juego no podía ser otro que Shadow Dancer, y yo sabía que no podía ser porque en éste último quien nos ayudaba era un perro blanco y yo recordaba una pantera negra como el azabache.

Tan difícil era dar con él que incluso llegué a dudar que el juego tal y como lo recordaba realmente existiese, fruto de un recuerdo difuso de cuando era pequeño. Hasta que un dia cenando con vacilone, administrador de esta misma web, salió para variar el tema de conversación de juegos retro, y le expliqué lo que recordaba acerca del juego. Con más paciencia que un santo, surfeó por Internet hasta dar con el juego, algo que a mi se me había resistido durante años.

Y aunque jugado ahora no me parece tan bueno ni tan digno de haber permanecido en ese rincón de mi memoria, es merecedor de tener su hueco en esta web, aunque solo sea para recordarlo hasta la posteridad.

El argumento del juego es el siguiente: Nueva York 1998. La ciudad, otrora prestigiosa, se ha convertido en zona de disputa. La ciudad se encuentra dividida en dos mitades bien diferenciadas, por una parte la zona marginal donde malvive la gente, rodeadas de ruinas y decadencia, en la otra, lujosas mansiones donde viven los barones de la droga y los traficantes de armas, quienes controlan la ciudad.

El gobierno de los EEUU decide tomar cartas en el asunto y organizar operaciones lideraras por la CIA. El cerebro de la operación, conocido como "El Jefe" inicia las operaciones un cuatro de abril, avanzando a través de distintos check-points de seguridad colocados en sitios estratégicos. La operación resulta ser un éxito y el orden se va restablenciendo en la ciudad.

Sin embargo, tras incautar un arsenal de armas cuyo valor supera los 2 millones de dolares, los grandes cabecillas criminales deciden pasar a la acción, secuestrando a "El Jefe", a quien pretenden sacarle toda la información necesaria para abortar las operaciones que la CIA está llevando a cabo.

Nuestra misión será liberar a "El Jefe" de su cautiverio, con la ayuda de nuestra Magnum 357 y nuestra intrépida pantera negra.

El juego sigue los cánones clásicos de los beat em'ups, con una vista con scroll lateral, deberemos ir avanzando a través de las diferentes pantallas eliminando a los enemigos que nos salgan al paso. Nuestro fornido protagonista es un experto en artes marciales, por lo que tenemos varios movimientos de ataque (puñetazos, patada alta, patada en salto), además de podernos agachar y saltar sin atacar. Como en la mayoría de estos juegos, hay un ataque especial, que en este caso será el uso de la pistola, que tendremos que utilizar solo cuando nos veamos apurados ya que la munición es limitada, aunque la podremos recargar cogiendo los cargadores que de vez en cuando aparecen en el suelo. Es especialmente importante para los enemigos finales.

Respecto a la pantera, va deambulando por los escenarios a nuestro lado y, de tanto en tanto, se abalanza sobre nuestros enemigos, causándoles bastante daño, pero no la podemos controlar como tal. Además, solo nos ayudará hasta que liberemos a "El Jefe", ya que después será éste el que nos seguirá. Esta parte del juego es bastante difícil porque cada golpe que sufra nuestro protegido, se restará de nuestra vida, así que deberemos estar siempre al tanto de que no reciba muchos golpes o perderemos.

La interfaz situada en la parte inferior nos muestra el número de balas restantes en nuestra pistola, así como las barras de energía nuestra y de la pantera, además de la puntuación conseguida hasta el momento.

El juego no está mal, pero está lejos de ser uno de los grandes del género, aún así, merece la pena echarle una partida aunque solo sea por recordar viejos tiempos.

Como curiosidad final, en una de las pantallas podemos ver un "anuncio de trabajo" de la compañía Titus, donde pone: "Programmers wanted".

Contenido relacionado