Recordando
Retro Review de The Legend of Zelda

El inicio de una Leyenda

Hace ya unas semanas que al fin podemos disfrutar del maravilloso The Legend of Zelda: Breath of the Wild, el cual ha sacudido todos los ránkings colocándose entre los mejores. Con esta saga en boca de todos, es el mejor momento para recordar al genuino The Legend of Zelda.

El primer The Legend of Zelda fue publicado para Famicom Disk el 21 de Febrero de 1986, pero no fue hasta 1987 cuando llegó a los mercados europeos y americanos, ya en formato de cartucho que permitía grabar partida, siendo el primer juego que permitía esto en la consola. Shigeru Miyamoto y Takashi Tezuka fueron los directores de esta entrega. Miyamoto se encargó de la producción, mientras que Tezuka fue el responsable del guión. La idea de Miyamoto era la de crear un mundo en el que los jugadores pudiesen explorar y vivir aventuras, inspirado por sus experiencias de niño en las que exploraba las tierras cercanas a su casa en Kyoto. Miyamoto también fue el responsable del nombre del juego, cogió el nombre de Zelda de la mujer del escritor  F. Scott Fitzgerald. Koji Kondo fue el compositor musical, responsable del mítico tema principal que todos conocemos a día de hoy.

El juego fue un auténtico bombazo. Fue el primer título en vender más de un millón de copias para NES, alcanzando la cifra de 6.5 millones de copias vendidas. Tanto jugadores como críticos profesionales alabaron el juego por el mundo fantástico y la libertad de acción que ofrecía. The Legend of Zelda es uno de esos títulos que ha servido de inspiración para muchos otros títulos que han llegado después. El género RPG es uno de los más influenciados, tomando como mecánica de juego de acción-aventura y la estética fantástica-medieval en muchos títulos posteriores. Además, The Legend of Zelda es uno de los primeros ejemplos claros de juego de mundo libre y no linear, un género muy vivo y popular en la actualidad con títulos como The Witcher 3, The Elder Scrolls, Horizon Zero Dawn o el propio TLoZ: Breath of the Wild.

Esta gran aceptación por parte del gran público dio paso a una secuela llamada Zelda II: The Adventure of Link. Esta segunda parte mezclaba la mecánica de la primera parte añadiendo elementos de plataformas de scroll lateral.

La historia de este primer Zelda es la base de gran parte de las entregas de la saga. Ganon, el príncipe de la oscuridad, está sembrando el caos en la tierra de Hyrule. En este mundo existe un extraordinario artefacto llamado Trifuerza, el cual está formado por 3 partes: Valor, Sabiduría y Poder. Ganon ha conseguido robar la parte de Poder. La Princesa Zelda ha conseguido dividir la parte de Sabiduría, custiodiada por ella, en ocho partes, y las ha distribuido por todo el reino. Aunque finalmente la princesa es raptada por Ganon, consigue enviar a su cuidadora Impa a buscar a alguien para salvar el reino. Finalmente Impa da con Link, un joven que dispone del valor necesario para reunir la Trifuerza de la Sabiduría y plantar cara a Ganon.

Esta primera entrega se considera un juego de acción y aventura, con algunos toques de RPG. El juego se controla desde una vista aérea, y el escenario está distribuido por pantallas, entre las que podemos movernos caminando hacia los límites cada pantalla. Comenzamos el juego con un simple escudo, pero podemos coger la primera espada del juego entrando en la primera cueva que vemos al empezar la partida. Una vez estamos equipados, podemos empezar a explorar el mundo que nos rodea. En el juego hay numerosos objetos que necesitaremos obtener para avanzar en la aventura. Además, también encontraremos personajes que nos venderán objetos o darán pistas para ayudarnos a completar la misión.

El objetivo del juego es completar las nueve mazmorras que lo componen. Cada mazmorra es un laberinto en que el debemos luchar contra diferentes tipos de monstruos, conseguir llaves y descubrir pasadizos secretos para llegar al guardián de la mazmorra y hacernos con la parte de la trifuerza. En cada mazmorra encontramos un mapa que nos indicará la estructura de salas de la mazmorra y una brújula que nos indicará las salas importantes. Al derrotar al jefe de la mazmorra, nos proporcionará un contenedor de corazón que aumentará nuestra vida. A excepción de la última mazmorra, el resto se pueden llegar a resolver en distinto orden, aunque algunas necesitan algunos objeto que debemos obtener en otras mazmorras. También hay zonas más difíciles que otras, así que seguir un cierto orden nos puede ayudar a completar el juego con más facilidad.

Una vez hemos acabado el juego, se puede volver a jugar en un segundo recorrido. Este recorrido tiene las mazmorras y objetos en sitios diferentes y también aumenta el nivel de dificultad. También podemos acceder a este recorrido alternativo si en el nombre de la partida ponemos ZELDA.

Encontramos multitud de enemigos diferentes en el juego. Si nos fijamos en ellos, gran parte de estos enemigos los hemos podido ver en muchas de las entregas de la saga. Por ejemplo, Keese, Moblin, Stalfos, Tektite o Zora hacen acto de presencia. Los personajes principales también hacen de lazo de unión entre las diferentes entregas, aunque en cada una son encarnaciones del mismo personaje en distintas épocas.

Pese a que gráficamente no es de lo mejor que podemos ver en NES, su gran diseño hace que sea un juego muy vistoso. Es difícil de olvidar el sencillo pero característico modelo de Link, del anciano que nos da la espada o de la multitud de enemigos que nos acechan. En cuanto a la música, nos acompañan en todo momentos geniales melodías. versiones de las cuales podemos escuchar en títulos modernos de la saga.

Para acabar con este pequeño homenaje, os comento una curiosidad. The Legend of Zelda fue distribuido en un cartucho de color dorado. Este cartucho está muy cotizado en el mercado del coleccionismo, llegando a importantes sumas de dinero si el juego está en un perfecto estado.

The Legend of Zelda es un juego clave de la historia de los videojuegos. Nintendo supo plasmar a la perfección lo que un juego de aventuras tenía que ofrecer, y el público lo recibió con los brazos abiertos. Gracias a ello, tenemos una de las sagas que mejores juegos de aventura nos ha dado, y viendo lo maravilloso que es Breath of the Wild, aún le queda mucho que ofrecer.

Contenido relacionado