Recordando
Retro Review de Ninja-kun Ma-jō no Bōken

Duelos ninja en las alturas

Hoy os vuelvo a traer un arcade bastante antiguo y olvidado, pero que en su momento me llamó la atención por su peculiar estilo. Os hablo de Ninja-kun Ma-jō no Bōken, un título cuyo protagonista es un simpático ninja que debe acabar con sus enemigos mientras escala montañas y castillos.

Ninja-kun Ma-jō no Bōken, también se conoce como Ninja-kun: Adventure of Devil Castle o simplemente Ninja Kid. El juego fue desarrollado por UCL y pubilicado por Taito para Arcade en 1985. Un año más tarde se publicó para Famicom y MSX. El juego no llegó de forma oficial a Europa, pero se podía encontrar en cartuchos recopilatorios no oficiales que se vendían por aquella época. El juego también fue publicado para la consola virtual de Wii en Japón y para PS4. En 1987 se publicó la segunda parte del juego, Ninja-kun Ashura no Shō o Ninja-Kid II, la cual mejoraba ampliamente a su primera parte. Además, también se creó un spin-off del juego, Ninja JaJaMaru-kun, cuyo protagonista era el hermano de Ninja-Kun.

El sistema de juego de Ninja-Kun es muy sencillo. El juego está formado por tres niveles diferentes que se van repitiendo aumentando la dificultad al añadir enemigos más difíciles. Nuestro protagonista puede saltar, dejarse caer y lanzar shuriken (estrellas ninja) para derrotar a los enemigos, y también puede saltar sobre ellos para aturdirlos. Cada enemigo deja un pergamino al morir que nos dará puntos si lo cogemos. En cada nivel tenemos que ascender por el escenario y derrotar a todos los enemigos para completarlo. Si nos quedamos quietos durante unos segundos, aparecerá una fuego fatuo que nos perseguirá por todo el escenario y nos complicará nuestra tarea, así que no podemos bajar el ritmo. Durante los niveles caen unos orbes del cielo, si conseguimos coger tres en un mismo nivel, se desbloquea una pantalla de bonusEl juego no tiene final, nuestro objetivo es sobrevivir y alcanzar la máxima puntuación posible.

El juego tiene modo para dos jugadores en el cual los jugadores se van alternando a vidas y compiten por conseguir la mejor puntuación.

Gráficamente es un juego muy sencillo, pero llaman la atención tanto el personaje principal como los enemigos al tener unos diseños estilo manga muy bien definidos. No puedo decir lo mismo de la música, tremendamente repetitiva.

Ninja-Kun es un título sencillo, pero cumple perfectamente el objetivo de un buen arcade: ofrecer un gameplay directo que reta al usuario a repetir y repetir para mejorar y obtener el mayor score posible.

Contenido relacionado