Recordando
Retro Review de Blood Bros.

El sucesor espiritual de Cabal

El título de hoy es Blood Bros., un shoot'em up realmente divertido el cual nos pone a los mandos de un vaquero y un indio que van impartiendo justicia a disparo limpio. Este título es la secuela espiritual del mítico Cabal, ya que aunque está ambientado en el salvaje oeste en vez de en la guerra moderna, tienen el mismo estilo de juego.

Blood Bros. se publicó en el año 1990, desarrollado y publicado por TAD Corporation, una compañía japonesa activa desde 1988 hasta 1993, que pese a su corta vida, dejó tres títulos que se recuerdan a día de hoy: Cabal, Toki y nuestro protagonista. El juego solo vio la luz en recreativas. Aunque se estuvo desarrollando una versión para SNES, finalmente fue cancelada.

El juego se sitúa en las cercanías de la Dodge City. El objetivo de los Blood Brothers (Hermanos de Sangre) es capturar a Big Bad John, el forajido más buscado y temido de toda la ciudad. Por supuesto, para ello van a tener que gastar kilos y kilos de munición para derrotar a todo aquel que intente impedírselo.

El juego nos permite jugar a uno o 2 jugadores simultanéos. En este juego cobran especial importancia los escenarios, los cuales tienen diferentes niveles de profundidad. Esto quiere decir que apareceran enemigos muy cerca de nuestro personaje (el cual está en primer plano) y otros en el horizonte que apenas veremos. Además, cada pantalla tiene multitud de elementos destruibles, y a medida que vayamos atacando veremos como van desapareciendo desde simples barriles o rocas hasta enormes casas. Para apuntar y disparar hay visible una mirilla que podemos mover libremente. Esta mirilla también sirve para mover a nuestro personaje de forma horizontal, el cual la va siguiendo por la pantalla. Tenemos dos tipos de ataque: un disparo automático ilimitado con el arma de fuego y cargas limitadas de dinamita que ocasionan gran cantidad de daño de área. Por último pero no menos importante, nuestro personaje tiene un movimiento evasivo que le permite rodar hacia un lado y esquivar los ataques enemigos. Es crítico dominar esta maniobra ya que sin ella será imposible completar las misiones, ya que nuestro personaje pierde una vida al primer impacto, y disponemos de tres vidas en cada continuación.

Los enemigos son muy numerosos y variados. Principalmente nos enfrentamos a vaqueros e indios que nos atacarán con armas de fuego, arcos, cargas de dinamita, antorchas y otros proyectiles. No obstante, también encontramos enemigos más poderosos como carruajes con un cañón incorporado, zeppelins y avionetas. Además, al final de cada uno de los cinco escenarios del juego nos enfrentamos a un jefe final que nos pondrá las cosas aún más difíciles.

Los objetos de ayuda no faltan en Blood Bros. Cuando destruimos objetos o derrotamos enemigos estos pueden dejar caer diferentes cantidades de puntos o cargas de dinamita. Además, hay unos personajes especiales que pasan a veces por el escenario (como unos jabalíes muy simpáticos) que si les disparamos dejan caer poderosas armas como escopetas o metralletas que podremos utilizar durante unos segundos.

Una de las cosas que más me gusta de este juego es su sentido del humor. Es un juego muy colorido y desenfadado. Las muertes de los enemigos son muy cómicas, y es digno de ver como salen volando al ser alcanzados por una explosión. También está el inolvidable baile de los protagonistas mientras avanzan hacia el horizonte cada vez que superan uno de los niveles.

Blood Bros. es un arcade realmente divertido. Si queréis disfrutar de un buen shoot'em up cooperativo, no os arrepentiréis de echarle unas partidas.

Contenido relacionado