Recordando
Retro Review de The Chaos Engine

De tiros en una era steampunk victoriana

Hoy os traemos un shoot'em up, The Chaos Engine (conocido en EEUU como Soldiers of Fortune) desarrollado por la ya extinta The Bitmap Brothers y distribuido bajo su propio sello editor, Renegade Software, que apareció en el mercado en 1993 y que quizá no contó con una gran repercusión por aparecer en una etapa de transición entre generaciones, pero que fue lo suficientemente bueno como para contar con una segunda parte aparecida tres años más tarde.

El juego se sitúa en una época victoriana alternativa, con estética steampunk, donde un viajero del tiempo se queda atrapado en la Inglaterra de 1800, siendo su tecnología capturada y utilizada por la Royal Society, dirigida por el Barón Fortesque, un gran científico e inventor que consigue copiar dicha tecnología y evolucionarla.

Su investigación prosperó hasta crear El Motor del Caos que da nombre al juego, una máquina capaz de experimentar con la materia, con el espacio y el tiempo. Sin embargo, la máquina consigue tomar consciencia de si misma, capturar a su creador y empezar un reinado del mal, creando los más variopintos monstruos y autómatas e, incluso, resucitando algunas criaturas prehistóricas. La Gran Bretaña queda aislada, puesto que todo el que intenta aventurarse en sus territorios es atacado y aniquilado. El imperio británico, reducido a cenizas, malvive fuera de sus tierras con todos aquellos que consiguieron escapar. Un grupo de mercenarios decidirá ponerse manos a la obra, infiltrarse en territorio británico y acabar con el problema de raíz.

El jugador empezará con un dinero inicial que le servirá para escoger a los dos personajes con los que jugar. En las partidas de un solo jugador, éste jugará con uno mientras que el otro será controlado por la IA. Cada tipo de personaje tiene sus habilidades:

Navvie y matón (thug): Son los más caros pero también los más fuertes. Son los que más vida poseen y los especiales más destructores, pero como contrapartida son más lentos que otros personajes. Mientras que el navvie utiliza un bazooka con una gran potencia de disparo, el matón utiliza una escopeta, que si bien es menos poderosa, es capaz de provocar daño en un ángulo más grande y no en linea recta como el bazooka.

Bandido y mercenario: Son los más equilibrados, tanto en habilidades como en precio. Son más débiles que los dos anteriores pero tienen acceso a otros especiales y se mueven algo más rápido. Mientras que el bandido utiliza un rifle que dispara en linea recta como el bazooka, el mercenario utiliza una ametralladora Gatling.

Caballero (gentleman) y predicador: Son los más baratos, pero también los más débiles, sin embargo tienen acceso a más especiales. El caballero utliiza una pistola que dispara llamas (más pequeña que un lanzallamas) y el predicador lleva un laser. Como curiosidad, en la edición americana el predicador fue cambiado por un científico porque consideraban ofensivo que un predicador fuera matando por ahí.

Cada personaje posee sus habilidades especiales y sus características, divididas en cuatro, velocidad, conocimiento, habilidad y resistencia (speed, wisdom, skill y stamina).

El juego es un shoot'em up que se desarrolla en vista aérea, donde deberemos ir avanzando a través de un mapa disparando a diestro y siniestro a todos los enemigos que nos aparezcan, ya sean autómatas, monstruos o dinosaurios. A medida que avancemos por el nivel, es importante que vayamos recogiendo las monedas que caigan al suelo (dependiendo del color tendrán más valor o menos), las llaves para abrir puertas y zonas "especiales" donde podremos recoger más items, y los power-ups para nuestros ataques, haciéndolos más devastadores.

Para poder superar el nivel, deberemos activar los distintos nodos que encontremos por el nivel, para desbloquear la puerta del final y superarlo. Tras superar dos niveles, podremos gastar el dinero que hayamos conseguido en mejorar las cuatro barras de características del personaje que hemos citado anteriormente, mejorar las armas, los puntos de vida.... Al final, como en todos los juegos donde hay personajes con diferentes características, tendremos que conocer cuáles se nos dan mejor y evolucionarlos como más nos convenga.

El juego se divide en cuatro bloques, el bosque, los talleres, la mansión Fortesque y el alcantarillado, acabando con una batalla épica que no desvelaremos para aquellos que quieran jugarlo.

Hoy en día sigue resultando un juego muy divertido y su jugabilidad no se ha quedado para nada obsoleta, aunque es un poco difícil con un poco de paciencia es superable. Aunque la crítica especializada de la época no lo encumbró, personalmente me parece un juego notable y divertido.

Contenido relacionado