Recordando
Retro Review de Shufflepuck Café

El air hockey llevado a nuestros PCs

Hoy os traemos un interesante juego basado en un "deporte" muy poco común en los videojuegos, el air hockey, dando paso a un título bastante curioso a la vez que entretenido: Shufflepuck Café. El juego fue desarrollado por Christopher Gross, Gene Portwood y Lauren Elliott, siendo éste último famoso por desarrollar la franquicia Carmen Sandiego, que tan buenos resultados obtuvo. De la distribución se encargó Brøderbund, con quienes Elliott trabaja habitualmente, apareciendo para muy diversas plataformas de ordenadores caseros (CPC, Amiga, Atari ST, X68000 y PCs compatibles) y en una sola videoconsola, siendo la elegida la NES de Nintendo.

En la versión de Amiga, el juego cuenta con una pequeña introducción a modo de argumento, en el que nosotros somos un vendedor intergaláctico cuya nave se ha averiado. Para poder retomar nuestro camino necesitamos hacer una llamada telefónica para avisar al servicio de reparaciones y poner a punto otra vez nuestra nave. El Shufflepuck Café es el lugar más cercano en unas cuantas millas a la redonda, por lo que decidimos parar allí. Sin embargo, los parroquianos del café no nos dejarán hacer dicha llamada hasta que los venzamos a todos.

Los modos de juego son dos: participar en el modo torneo e intentar vencer a los nueve rivales, o jugar un partido único contra uno de ellos para estudiar sus movimientos.

Una vez elegido el modo de juego, empezaremos la partida. La cámara se situará justo detrás nuestro, por lo que veremos a nuestro rival enfrente. La tabla de juego está dividida por una linea horizontal en la mitad y dos rejillas, una para cada jugador, que delimita el espacio por el que podremos mover nuestro bat (así se llama el stick con el que deberemos golpear el disco o puck). Para puntuar, deberemos golpear el puck y conseguir que traspase la parte final de la rejilla de nuestro contrincante, y cuando defendamos deberemos hacer justo lo contrario, conseguir devolver el golpe sin que exceda la linea. Comentar que pusieron un efecto curioso cuando alguno de los dos jugadores puntúa, rompiéndose un cristal entre la mesa y el jugador, no sabemos muy bien porqué. El que consiga 15 puntos primero, ganará la partida. Para que la velocidad del bat sea rápida, el juego prescinde de las flechas de dirección y opta por el ratón, pudiendo así también medir la violencia del golpeo si movemos el ratón de forma más rápida o más lenta.

Para empezar, mi recomendación es que practiquemos un poco con DC3, el camarero del bar, que nos permitirá elegir también el grado de dificultad. Una vez nos hayamos hecho con la mecánica del juego, podremos empezar el torneo, donde cada uno de los jugadores tiene sus particularidades como la forma de mover el bat, por lo que deberemos encontrar sus puntos débiles para vencer.

  • Skip Feeney: Un humano joven con pinta nerd que acaba de llegar al Shufflepuck Café. Se pone nervioso al jugar, por lo que veremos que mueve el bat de forma errática y lenta, siendo muy fácil de vencer.
  • Visine Orb: Es un alien verde y diminuto de grandes ojos, que prácticamente no llega al borde de la mesa. Su técnica consiste en mover el bat sin parar hacia adelante, atrás y de forma lateral pero sin ningún tipo de control. Bastante fácil de vencer también.
  • Vinnie the Dweeb: Este jugador con apariencia osezna es todo un veterano jugador del shufflepuck, por lo que juega de forma calmada y es muy dificil de sorprender gracias a su gran defensa. Bastante más dificil que los dos anteriores, hay que conectar golpes rápidos y certeros para evitar que los bloquee.
  • Lexan Smythe-Worhtington: Este alien con forma de lagarto es un ricachón que se deja un dineral para vivir cómodamente por la galaxia, lejos de su casa. Para ganar a Lexan deberemos aguantar bien la primera parte de la partida, donde jugará muy concentrado y de forma fiera, conectando buenos golpes. A medida que avanza la partida, se irá emborrachando con el champán, reduciendo la velocidad de sus movimientos y su eficacia en los golpes, por lo que entonces será presa fácil.
  • The General aka Eneg Doowtrop: Alien con aspecto de cerdo y con ínfulas de general militar. Su reciente divorcio y su adicción al shufflepuck, hace que juegue muy fieramente, siendo un rival duro de vencer.
  • Nerual Ttoille: Un alien extracorpóreo, aunque de vez en cuando nos enseñará al pequeño alien de un solo ojo que lleva escondido en la parte inferior. La particularidad de este jugador es que reproduce exactamente la potencia de disparo y el ángulo de tiro de su contrincante.
  • Princess Bejin: Princesa con poderes sobrenaturales. La dificultad de esta contrincante está en su saque, ya que utiliza la telekinesis, para mover el puck a mitad de la pista, moverlo hacia un lado y de repente lanzar el disparo, hacia el mismo lado o hacia el opuesto. Hay un pequeño truco y es que el efecto de sonido nos dirá si el disparo será recto o hacia el lado opuesto. Como contrapartida a sus poderes telekinéticos, juega con un bat más pequeño.
  • Biff Raunch: Este duro motero es el actual campeón del shufflepuck. Su estilo de juego no tiene debilidades, puesto que es bueno tanto atacando como defendiendo, por lo que solo si somos unos auténticos maestros del shufflepuck conseguiremos vencerle.

Una vez vencido el último oponente, podremos hacer la llamada al servicio de reparaciones espacial, reparar nuestra nave y salir pitando de allí.

Shufflepuck Café es un juego sencillo pero muy adictivo, y contando el año en el que apareció, 1989, tiene una jugabilidad realmente notable, que se reflejó en las notas aparecidas en las revistas especializadas del género, siendo la mejor versión, como de costumbre, la aparecida para Amiga. 

Contenido relacionado