Recordando
Retro review de Curro Jiménez

Despachando franceses a diestro y siniestro

Los que no seguís, sabéis lo que nos gusta hacer reviews de los videojuegos de las compañías españolas que triunfaron en la época de los 8 bits. Hoy os traemos Curro Jiménez, icono de la resistencia española ante los invasores foráneos, en este caso, franceses. El juego fue desarrollado por una pequeña compañía llamada Arcadia, aunque debido al pequeño tamaño de ésta (sólo llegó a desarrollar 3 juegos), fue distribuido por Zigurat, heredera de la mítica Made in Spain, y autora de Humphrey Carlos Sainz entre otros.

Para aquellos que no conozcan a Curro Jiménez, que serán pocos, fue una serie creada por RTVE y protagonizada por Sancho Gracia, quien junto a sus compañeros "El Estudiante" y "El Algarrobo" luchan contra la ocupación francesa durante la Guerra de Independencia española. Situada en Andalucía, concretamente en la serranía de Ronda, glorifica el bandolerismo andaluz convirtiendo al personaje de Curro Jiménez en una suerte de Robin Hood que lucha contra las injusticias impuestas por los franceses, y liberando a los españoles de tan molesto yugo. La serie contó con un éxito casi sin precedentes, siendo uno de los personajes más populares de la pequeña pantalla en su época.

En el juego se nos pone en la siguiente tesitura: los franceses están construyendo un polvorín que amenaza con reducir a cenizas toda España, pero Curro Jiménez, todo ardor patrio, decide ponerse manos a la obra (o manos al trabuco deberíamos decir), se sube a su veloz caballo e inicia su peligrosa misión.

El juego se divide en 8 fases diferenciadas, en las primeras iremos a pie, en otras al galope a lomos de nuestro caballo y en las últimas a bordo de un globo aerostático para destruir desde el cielo el polvorín francés. Es un juego de acción al uso, tan clásico en aquellos días, de scroll lateral donde deberemos esquivar los diferentes obstáculos (en el caso de ir a caballo, saltando para evitar perder vidas) y armado hasta los dientes deberemos ametrallar a cualquier francés que se nos ponga a nuestro paso. En algunas de ellas, se desarrolla a varios niveles, pudiendo subir por escaleras o lianas, donde como no, nos esperarán más enemigos.

La cantidad de enemigos y balas en pantalla, como casi cualquier juego de 8 bits que se precie, es para jugadores realmente experimentados, y no tendremos ni un solo respiro. Las primeras pantallas aún tienen un pase, pero desde la mitad del juego hasta el final, puede resultar bastante infernal, especialmente las pantallas a caballo, muy difícil estar atento a las balas y a los obstáculos.

Respecto a la interfaz, en la parte superior veremos el dibujo de un impresionante trabuco, así como el número de vidas. En la parte inferior, vemos la barra de energía y el número de dinamitas recogidas, que las deberemos utilizar en la fase final lanzándolas desde el globo aerostático a nuestros enemigos.

A medida que vayamos avanzando por la pantalla, podremos ir recogiendo vidas extra, botellas de bebida que nos recargarán la energía o la dinamita.

Curro Jiménez fue un juego bastante aceptable aunque quizá no tuvo la visibilidad de otras obras del mismo nivel realizadas por compañías de más lustre, aunque para mi cabe destacar el diseño de la portada del juego, realmente llamativa.

Contenido relacionado