Recordando
Retro review de Babaliba

Johny Jones vuelve a la carga!

Hace un tiempo os ofrecimos las retro review de la primera y la tercera parte de las aventuras de Johny Jones, Saimazoom y Abu Simbel Profanation respectivamente. Para completar la saga y como no hay dos sin tres, hoy os traemos la retro review de la segunda entrega, Babaliba, que probablemente sea la menos exitosa de la saga y la menos recordada, quizá eclipsada en parte por la grandeza de Abu Simbel Profanation, porque técnicamente era un juego notable para la época, y el hecho de aparecer únicamente para el ZX Spectrum. Tal y como comentamos en la retro review de Abu Simbel, la serie de Johny Jones iba a contar con una cuarta entrega, llamada Iceglub, pero finalmente fue descartada por Dinamic. Llegó a ser distribuido en Inglaterra por un sello prácticamente desconocido, Silversoft.

En esta entrega, el bueno de Johny Jones deberá asaltar el palacio de Hosmimumarack (ojo al parecido del nombre con Hosni Mubarack, presidente de Egipto durante tres décadas, derrocado hace un lustro a raíz de las primaveras árabes), donde deberá encontrar un tesoro oculto, rescatar a un amigo suyo que se encuentra cautivo en las entrañas de dicho castillo y, ya de paso, secuestrar a la hija del Sultán.

Una vez realizada la triple misión, deberá conjurar un poderoso hechizo con las letras de la palabra BABALIBA, que deberemos encontrar por el mapeado.

El juego tiene 135 pantallas divididas en cuatro plantas (mazmorras, jardines y aposentos) donde nos tendremos que enfrentar a una variedad de enemigos como moros armados hasta los dientes, arañas, cocodrilos o cangrejos.

Se desarrolla en un gran laberinto en el que deberemos irnos adentrando en las diferentes pantallas sorteando a los enemigos, o bien esquivándolos estudiando sus rutinas de movimiento, o bien utilizando una de las cargas de dinamita de las que disponemos, que deberemos gastar en momenos en los que nos veamos más acorralados. Podremos movernos en las cuatro direcciones, encontrando los diferentes caminos que nos hagan avanzar en nuestra aventura, recogiendo los objetos necesarios.

Como es lógico, dispondremos de vidas limitadas, que perderemos si algún enemigo nos alcanza. Tanto las dinamitas como las vidas restantes, se muestran en la interfaz inferior, junto a los objetos recogidos y el tiempo restante del que disponemos para acabar la aventura.

Por su año de lanzamiento, 1984, la mecánica del juego es extremadamente sencilla, ya que más alla de movernos y la colocación de bombas no dispondremos de ninguna acción más, pero si algo llama la atención es el detalle de algunos diseños para el año que estábamos hablando. En la parte de los jardines, el variado y colorido diseño de las plantas y sobretodo el notable detalle de las fuentes es llamativo para el año en el que se lanzó el juego.

El resto de las estancias, como la mazmorra o el interior del palacio, probablememente no estén tan conseguidas, pero eso no le resta la calidad artística que el juego tiene.

Los que nos seguís, sabréis que nos encanta cerrar las retro reviews con curiosidades sobre el juego. En Babaliba, al finalizar el juego, se nos dice que podremos seguir las aventuras de Johny Jones en Iceglub... sin embargo, la tercera parte fue Abu Simbel Profanation, que también nos dice que el siguiente será Iceglub. Parece que este juego fue una idea que se sacó del cajón varias veces, pero no acabó de ejecutarse nunca por completo, probablemente para desgracia de los jugadores.

Contenido relacionado