Recordando
Retro Review de Pocky & Rocky

Una aventura basada en la cultura japonesa

Una práctica muy usual en el mundo de los videojuegos es basarse o inspirarse directa o indirectamente de otras fuentes, ya sea de formatos más comunes hoy en día como cine o novelas de éxito, o bien de otras como diferentes mitologías o folklore. Pocky & Rocky, nuestro protagonista,  bebe directamente de la cultura japonesa para ofrecernos un mundo lleno de curiosas criaturas.

Pocky & Rocky es un shoot em up desarrollado y publicado por Natsume en 1992 para Super Nintendo. Es la continuación de una Arcade llamado KiKi KaiKai, el cual solo vio la luz en Japón. Pese a no gozar de mucha popularidad, el título recibió buenas críticas por parte de la prensa, destacando su buen control, gráficos y música, aunque el juego sufre ralentizaciones cuando hay muchos enemigos en pantalla. En 1994 se publicó Pocky & Rocky 2 también para SNES, y la última entrega de la saga fue Pocky & Rocky with Becky, publicada en 2001 para Game Boy Advance.

El juego se sitúa en el Japón Feudal. La protagonista del juego es Pocky, una Miko (doncella de un templo Shinto), quien mantiene bajo control a unas criaturas conocidas como Nopino Goblins para que no hagan travesuras. Un día recibe la visita de Rocky, un Tanuki (una especie parecida al mapache) que pertenece a los Nopino. Rocky le cuenta a Pocky que sus amigos se han vuelto locos. Juntos deberán luchar contra las criaturas descontroladas y detener al responsable.

Pocky & Rocky se puede jugar en solitario o a dos jugadores simultáneos. Al empezar la partida podemos elegir a que personaje controlaremos. A nivel jugable son exactamente iguales, pero cada uno tiene sus ataques y animaciones características. Pocky lanza Ofudas (talismanes) y puede golpear con su Gohei (vara de madera). Rocky en cambio lanza hojas y golpea con su cola. El juego se controla desde una vista cenital. Podemos movernos y atacar en todas direcciones. Además, los personajes disponen de un movimiento evasivo en el que se mueven rápidamente en una dirección. Por último, hay ataques especiales limitados que atacan a todos los enemigos en pantalla. Disponemos de cuatro puntos de vida que disminuirán en distinta medida según el enemigo que nos golpee. Cuando perdemos una vida, salimos en el mismo punto, pero si perdemos todas las vidas podemos continuar desde el principio del nivel.

Disponemos de diferentes power ups y objetos para ayudarnos en la aventura:

  • Un escudo que nos protege de un par de golpes.
  • Mejoras de nuestro proyectiles que hacen que podamos disparar más rápido y más fuerte. Estas mejoras se pierden cuando nos golpean los enemigos.
  • Cargas para poder realizar el ataque especial.
  • Diferentes tipos de comida que nos rellenan la vida en diferentes medidas.

Como he comentado antes, gran parte del juego está basado en la cultura japonesa, aunque a medida que avanza el juego podremos ver elementos de otras culturas. Entre los escenarios podemos ver un templo Shinto, un bosque de bambúes, un cementerio y fortalezas. En cuanto a los enemigos nos enfrentamos a fantasmas, karakasa (paraguas con un ojo),  kappa (seres parecidos a tortugas),  Hitotsume-kozō (niños de un solo ojo), Rokurokubi (mujeres de cuello largo), Cíclopes y muchos otros seres sacados de la cultura japonesa.

Gráficamente es un juego notable. Tiene una estética anime muy agradable y colorida, y tanto los escenarios como los personajes están llenos de detalles y muy bien animados. Además, el juego muestra diferentes ilustraciones para explicar la historia, las cuales son de muy buena calidad. La música del juego también es muy buena, acompañando en todo momento sin llegar a ser repetitiva.

Un punto a destacar es la endiablada dificultad del juego. Aún jugándolo en modo fácil, el juego muestra muchos enemigos en pantalla que nos harán la vida imposible. Completar el juego sin continuar es aproximadamente una hora, así que su duración se basa en lo que tardemos en dominar cada uno de los niveles. Por suerte, no hay límite de continuaciones, así que podemos repetir un nivel tantas veces como haga falta para poder superarlo.

Pocky & Rocky es un juego muy divertido y desafiante. Además, tiene una ambientación muy conseguida, un punto muy a favor si nos gusta el folklore japonés. Si queréis disfrutar de un buen shoot em up, no os perdáis este juegazo.

Contenido relacionado