Recordando
Retro Review de Don Quijote

El ingenioso hidalgo en nuestras computadoras

Un reciente estudio situo al idioma español como cuarta lengua más hablada en el mundo, con la friolera de casi 400 millones de hispanohablantes. Y es en este ámbito, en el de la lengua, donde España puede sentirse más orgullosa por haber proporcionado literatos de talla mundial, tanto en verso como en prosa. Pero sin duda alguna, hay una figura que destaca por encima de todas, Don Miguel de Cervantes Saavedra, gracias a su atemporal obra El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha.

Como os imaginaréis, en NoSoloBits no vamos a estudiar las virtudes de tan magna obra, pero si que vamos a darle un pequeño repaso al título que lanzó Dinamic en el año 1987 para los ordenadores de 8 bits de la época y PC. Todo un merecido homenaje al orgullo de las letras hispánicas.

En aquél lejano año, el mundo aventurero aún no había sido sacudido totalmente por las aventuras gráficas y las aventuras conversacionales contaban con un notable apoyo. Sin embargo, la salida de Zak McKracken and the Alien Mindbenders un año más tarde hacía intuir que algo cambiaría para siempre la forma de jugar a las aventuras en nuestras computadoras. Sea como fuere, el juego fue financiado por Dinamic a través de un sello al que llamaron AD (Aventuras Dinamic), en el que se involucraron varios desarrolladores freelance que hicieron realidad el juego, y que sería la semilla de lo que después se convertiría en Aventuras AD, la mítica desarrolladora española de aventuras conversacionales liderada por Andrés Samudio.

Como era habitual en este tipo de juegos, no se reprogramaba todo de 0 sino que se utilizaban parsers que existían ya en el mercado que facilitaba enormemente la tarea. Para esta aventura se utilizó el Graphics Adventure Creator, popularmente conocido como GAC. Este parser fue bastante utilizado pero poco a poco fue siendo abandonado por The Quill o PAWS.

Después de hacer esta introducción, vamos ya con el juego empezando por su argumento. Nos situamos en La Mancha, España, en abril de 1605, en la piel de Don Alonso Quijano, un noble hidalgo manchego que siente debilidad por las novelas de caballería. Sin embargo, un día la locura estalla en su cabeza y decide tomar las armas y realizar un viaje a través de tierras castellanas junto a su inseparable escudero Sancho Panza. A partir de aquí viviremos las más locas aventuras como la mítica lucha contra los molinos de viento. Nuestro objetivo final será encontrar a nuestra queridísima Dulcina del Toboso.

Si la memoria no me falla, es la primera aventura conversacional que desde NoSoloBits analízamos, y la verdad es que la mecánica de ellas es muy sencilla. Estas aventuras se caracterizan por una sucesión de pantallas (excepto las más antiguas, que solo era texto), siendo cada una de ellas una imagen estática con una descripción en la parte inferior donde se nos comenta qué hay en la pantalla y las direcciones (puntos cardinales) que podemos tomar para ir a otras pantallas. En cada pantalla deberemos introducir órdenes simples para que nuestro personaje realice, por ejemplo, "Coger libro", "Abrir cofre", etc... Si el parseador reconoce la acción y es la correcta, podremos seguir avanzando. A diferencia de las aventuras gráficas donde las acciones están delimitadas en la interfaz o en el cursor y los diferentes ítems o personajes del escenario pueden ser "descubiertos" pasando el cursor por encima, en estas aventuras deberemos echarle imaginación.

Sin embargo, en Don Quijote añadieron algunos eventos al juego para hacerlo un poco más realista y, porqué no, más difícil. Por ejemplo, nuestro inventario es limitado, por lo que si cargamos muchos objetos tarde o temprano deberemos desprendernos de alguno de ellos. Por otra parte, a nuestro personaje le entrará hambre, así que tendremos que conseguir comida para evitar que nuestro querido e ingenioso hidalgo no muera de inanición.

Como muchos juegos de Dinamic, el juego estaba dividido en dos partes con cargas independientes. Al finalizar la primera, se nos daba una clave para poder empezar la segunda. En la primera, el objetivo es armarse caballero y para ello nos ayudará Sancho Panza y su comando "Ayuda", que nos dará un valioso consejo y esta opción desaparecerá cuando consigamos armarnos caballero. En la segnda parte, Don Quijote sufrirá un accidente y deberemos conseguir el Bálsamo de Fierabrás para curarnos, por lo que hasta que no lo consigamos deberemos hacer que nuestro personaje descanse o moriremos.

Don Quijote fue un buen ejemplar del género, quizá no tan bueno como algunas que salieron posteriormente en la conocida trilogía de Ci-U-Than lanzada por Aventuras AD. El problema de las aventuras conversacionales es que es un género del pasado, que muchos gamers consideran obsoleto y que la industria abandonó con la llegada de las aventuras gráficas, mucho más interactivas.

Contenido relacionado