Recordando
Retro Review de Bomberman

Abriendo camino a bombazos

Hoy vamos a hablar de la primera entrega de una de las sagas más míticas de la historia de los videojuegos, Bomberman. Aunque el juego original fue lanzado para MSX, es la versión de NES la que todo el mundo recuerda y la base de las decenas de títulos que se han publicado posteriormente.

La versión MSX de Bomberman fue desarrollada por Hudson Soft en 1983. A su vez, también salieron versiones para las plataformas NEC PC-8801, NEC PC-6001, Sharp MZ-700 y FM-7 en Japón. A Europa llegó con el nombre Eric and the Floaters para MSX y ZX Spectrum. Esta versión sienta las bases de Bomberman, pero tiene una falta clara de carisma. Esta versión tiene una secuela llamada 3-D Bomberman en la que manejamos al protagonista en primera persona. Es en 1985 cuando se publica la versión para NES, con gráficos, sonido y jugabilidad mejorados y con el protagonista convertido en el famoso robot de la saga.

El juego de la versión NES está formado por 50 niveles diferentes. El objetivo de Bomberman en cada nivel es acabar con los enemigos de la pantalla y escapar por una puerta que está oculta detrás de alguno de los bloques de piedra distribuidos por el nivel. Bomberman tiene la habilidad de poner bombas, y éstas al explotar pueden destruir con su onda expansiva a los enemigos, los bloques de piedra y al propio Bomberman.

Encontramos ocho tipos diferentes de enemigos, los cuales se diferencian básicamente en la velocidad del movimiento y en el tipo de movimiento. Hay enemigos que se moveran solamente en una dirección, y otros que vagarán aleatoriamente por el nivel, además hay algunos que pueden atravesar muros. Para completar cada nivel tenemos un tiempo limitado, si llegamos a 0 los enemigos del nivel desaparecen y son reemplazados por varios enemigos muy rápidos y que pueden atravesar los muros de piedra, pero igualmente se pueden llegar a eliminar y completar el nivel.

Empezamos el juego con 2 vidas, y despues de completar cada nivel nos dan una vida extra. Si nos matan todas las vidas, el juego nos da un password que podemos usar para continuar el juego por el nivel donde nos han matado.

Al destruir bloques podemos encontrar diferentes objetos que proporcionan mejoras a Bomberman que duran hasta perder una vida:

  • Aumento de la onda expansiva.
  • Aumento del número de bombas que podemos tener activas a la vez.
  • Aumento de velocidad de movimiento.
  • Habilidad para explotar por control remoto las bombas.
  • Habilidad para atravesar muros.
  • Inmunidad a las explosiones.

También podemos desbloquear ciertos trofeos que nos otorgarán una buena cantidad de puntos, aunque hay algunos que son realmente difíciles de conseguir. Por ejemplo, destruir todos los enemigos de un nivel sin destruir ninguna pared desbloqueará un trofeo que da 10 millones de puntos, pero realizar esa tarea es practicamente imposible.

Curiosamente, el sprite utilizado para la versión NES de Bomberman está reutilizado de los enemigos de Lode Runner, publicado por Hudson en 1984. De hecho, al acabar Bomberman podemos ver en el final que enlaza directamente con Lode Runner.

Bomberman es todo un clásico que a día de hoy se puede disfrutar perfectamente. Si este primer título se nos queda corto, tenemos muchos otros posteriores que le añaden nuevos elementos jugables y modos de juego como historia o el eterno multijugador. Sin duda, ¡una saga que tenéis que probar sí o sí!

Contenido relacionado