Recordando
Retro Review de Popeye

Popeye y Brutus compitiendo por el amor de Olivia

Popeye el Marino, creado por Elzie Crisler Segar, es uno de los personajes míticos de tiras cómicas y dibujos animados del siglo XX. Apareció por primera vez en 1929 como personaje secundario en las tiras cómicas llamadas Thimble Theatre, y el personaje consiguió tanta fama que la tira cómica acabó cambiando su nombre por el de Popeye el Marino. Hasta el día de hoy se continúan haciendo tiras cómicas de este personaje, y a lo largo de las décadas se han publicado multitud de productos relacionados con este personaje, como dibujos animados, películas y videojuegos.

El título que nos ocupa hoy es un famoso arcade basado en Popeye que desarrolló Nintendo en 1982, diseñado por Shigeru Miyamoto y Genyo Takeda. Aunque la recepción del juego fue buena, el título estuvo a la sombra del todopoderoso Donkey Kong. Curiosamente, Donkey Kong se desarrolló pensando en los personajes de Popeye, pero Nintendo no consiguió la licencia y tuvo que crear una licencia propia. Cuando King Features Syndicate, propietarios de Popeye, vieron que Donkey Kong arrasó en los salones arcade, entonces permitieron a Nintendo desarrollar otro título basado en el marinero. Este título es anterior a la época en la que Nintendo solo desarrolla para sus sistemas, asi que podemos jugar a este título en multitud de plataformas domésticas. La versión más fiel y más famosa es la de NES, la cuál fue uno de los títulos de lanzamiento de la videoconsola en 1983. El único port realizado por Nintendo fue la versión de NES, el resto fueron realizados por otras compañía, la mayoría por Parker Brothers.

Como no podía ser de otra forma, en este juego controlamos a Popeye el Marino. El juego consiste en recoger objetos que va lanzando Olivia Olivo desde la parte superior de la pantalla. Podemos movernos por todo el escenario usando las escaleras para movernos entre los niveles, y dependiendo del nivel encontramos huecos para saltar a los niveles inferiores. Por el escenario nos persigue Brutus (o Bluto), que intentará golpearnos desde cualquier parte, si está a nuestra altura nos lanzará botellas, si está en una plataforma superior saltará encima nuestro o nos intentará agarrar y si está por debajo saltará para intentar golpearnos, así que tenemos que ir controlando la posición de este personaje durante toda la partida. Brutus no es el único peligro, también debemos esquivar botellas, calaveras y cuervos. Al primer golpe que suframos, perderemos una vida. Popeye puede dar puñetazos para destruir estos peligros, pero no para golpear a Brutus, al cual deberemos esquivar a no ser que cojamos el bote de espinacas que encontramos una vez por pantalla, que nos permite durante un breve periodo de tiempo poder golpear a Brutus y enviarlo al agua.

El juego consta de tres niveles diferentes. En el primero vemos la casa de Popeye y Olivia, y Olivia nos lanza corazones despues de recharazar a Brutus. Para completar el nivel debemos recoger los 24 corazones que nos lanza. El segundo nivel está situado en un edificio donde también podemos ver a Castor Olivo y a Cocoliso. En este nivel debemos recoger 16 notas musicales. En el último nivel Brutus ha secuestrado a Olivia en un barco, y debemos recoger las 24 letras que nos lanza nuestra amada, las cuales son parte de la palabra HELP. Cuando cualquiera de estos objetos llega a la parte inferior de la pantalla tenemos unos segundos para recogerla, si tardamos más perderemos una vida. El juego no tiene fin, cuando completamos el tercer nivel empezamos de nuevo el primero con una dificultad mayor.

Gráficamente es muy resultón tratándose de un juego tan antiguo. Aunque los escenarios son muy simples, los personajes están fielmente representados, con unas animaciones muy conseguidas. En cuanto a la música, podemos escuchar la mítica canción de Popeye (seguro que ahora mismo la tenéis sonando en la cabeza), y otras melodías para acompañar los distintos niveles. Las melodías cumplen bien su función, pero pueden llegar a ser repetitivas.

Aunque Popeye no alcanzó la calidad de Donkey Kong, fue un gran juego basado en una licencia muy famosa que dio más notoriedad a Nintendo en un mundo en el que acababa de aterrizar.  Ya han pasado más de 30 años del estreno de este juego y obviamente ha quedado muy desfasado, pero no dudéis en echar una partida si tenéis la oportunidad, seguro que os trae buenos recuerdos.

Contenido relacionado