Recordando
Retro Review de Commando

De Arnold Schwarzenegger por la vida

La Retro Review de hoy trata sobre uno de los juegos que pudimos probar el equipo de NoSoloBits en la pasada Retrobarcelona 2015. El juego no es otro que Commando, un arcade de scroll vertical repleto de acción donde los reflejos y la habilidad con el joystick resultarán fundamentales si queremos avanzar a buen ritmo por las diferentes fases del juego. Apareció en 1985 desarrollado por Capcom, y obtuvo un notable éxito en las salas recreativas, hecho que provocó que aparecieran multitud de ports para las plataformas del momento, algunos bastante vistosos como el de Amiga, otros aceptables como el de CPC y algunos un poco justitos como el de ZX Spectrum.

Como curiosidad, en el año 1985 también apareció una película con el mismo nombre dirigida por Mark Lester y protagonizada por el austriaco más duro del cine: Arnold Schwarzenegger. La película apareció cuando Arnold ya era una figura del cine de acción ochentero y, al igual que en el juego, hay acción, tiros y explosiones a raudales.

Como hemos comentado anteriormente, el juego se desarrolla en un scroll vertical, algo bastante habitual en los arcades de la época, sobretodo en matamarcianos. Pero en este caso nos ponemos en la piel de un Commando, armado con un rifle y un buen puñado de granadas, que deberá hacer frente a hordas de nazis a los que deberemos abatir sin contemplaciones.

El control del juego era bastante sencillo, con el joystick podíamos movernos en las ocho direcciones y luego teníamos las dos acciones de disparar el rifle y lanzar una granada, ideales para acabar con un grupo de enemigos o con los vehículos. Una cosa a tener muy en cuenta es que nuestro rifle tiene alcance limitado, por lo que nuestras balas no atravesarán la pantalla.

Uno de los elementos que más llaman la atención de Commando, es el uso de las trincheras, árboles o muros de piedra para protegernos de los disparos enemigos o para que los enemigos se protejan de los nuestros, así que deberemos utilizarlos sabiamente para evitar la lluvia de balas que vendrá hacia nosotros en cada instante de la partida.

Durante el transcurso de la partida deberemos estar antentos a las cajas con granadas, que serán vitales para superar algunas situaciones, así como la liberación de prisioneros que, sin ser obligatorio, nos ayudará a cosechar un buen puñado de puntos.

El mapeado no es que sea muy variado, ya que casi todas las pantallas transcurren en la jungla, en el desierto y en las bases enemigas. Respecto a los enemigos hay un poco de todo: infantería, artilleros, jeeps, motos, nidos de ametralladoras...

La interfaz es bien sencilla, como la mayoría de arcades: puntos conseguidos, récord de puntos, vidas y granadas restantes.

El juego es pura adrenalina y tendremos que estar bien despiertos para poder jugarlo, ya que requiere de muchísima habilidad y reflejos para esquivar todo lo que se nos viene encima, pero sin duda alguna, resulta muy entretenido.

Contenido relacionado