Recordando
Retro Review Kid Klown in Crazy Chase

Cosas de payasos

Uno de los géneros más abundantes en la época de los 90 eran los plataformas. Con el éxito de Super Mario y Sonic, muchos desarrolladores querían su parte del pastel. Esto no quiere decir que todos los plataformas imitaran a los juegos de referencia del género. Es el caso de Kid Klown in Crazy Chase, un original título que aún hoy en día llama la atención por su colorido apartado visual.

Kid Klown in Crazy Chase fue desarrollado por Kemco y publicado en el año 1994 para SNES. Años más tarde, en 2002, Kemco publicó una nueva versión para Game Boy Advance con 11 nuevos niveles, 4 nuevos minijuegos y multijugador. El recibimiento por parte de la prensa y de los usuarios fue bastante frío, ya que pese a que el juego destaca ampliamente por su apartado gráfico y una buena jugabilidad, flojea en otros aspectos como la falta de niveles y duración.

Kid Klown ha protagonizado varios videojuegos, aunque no ha llegado a ser un personaje muy famoso ni recordado. En 1993 Kemco publicó para NES Kid Klown in Night Mayor World (aunque en Japón fue publicado como un juego de Mickey Mouse), un título de plataformas. En 1996 se publicó Kid Klown in Crazy Chase 2 para PSX, un título con una jugabilidad muy similar a la primera parte, con unos gráficos en 3D bastante pobres pero con una introducción muy buena en formato Anime. Por último, en 1999 fue publicado The Bombing Islands, un juego de puzzles para PSX.

La misión de Kid Klown en este juego es rescatar a la princesa Honey, que ha sido raptada por el pirata payaso Black Jack. A su vez, Black Jack quiere acabar con Kid Klown, así que se dedica a poner bombas que el pequeño payaso debe desactivar si no quiere acabar fiambre.

El juego se controla desde una vista isométrica. Kid Klown va avanzando automáticamente por el nivel, nosotros podemos moverlo hacia los lados, aumentar y reducir su velocidad y hacer que salte. El objetivo de cada uno de los 5 niveles es conseguir 4 orbes diferentes y llegar a la bomba antes que la mecha llegue a ella. Si llegamos a la bomba pero no hemos conseguido los 4 orbes, Black Jack volverá a poner una bomba y deberemos repetir el nivel, pero sin perder ninguna vida. Además, en este caso mantendremos los orbes ya conseguidos. En cambio, si la mecha llega antes que nosotros, o bien la barra de vida llega a cero, perderemos una vida y deberemos repetir el nivel. Si perdemos todas la vidas hay que volver a empezar el juego desde el principio. Si conseguimos superar un nivel a la primera, además de la llave para poder abrir la celda de la princesa, recibimos un corazón. Si conseguimos 5 corazones, desbloquearemos el final bueno del juego.

Durante los niveles encontramos todo tipo de obstáculos que tenemos que esquivar para no perder vida ni tiempo, ya que la mecha avanza sin parar. Troncos, rocas, arbustos, coches, bloques de hielo, fuego... y muchos otros elementos ponen a prueba nuestra habilidad. Black Jack también aparece durante los niveles para hacernos la vida imposible para que no podamos acabar el nivel con éxito.

Como ya he comentado, el punto fuerte del juego es su apartado gráfico. Los escenarios rebosan de detalles y la vista isométrica los hace realmente llamativos. Por otra parte, las animaciones de Kid Klown y Black Jack son muy buenas y variadas. Aunque sea un fastidio caer en todas las trampas de los niveles, es un gusto ver las cómicas reacciones que tiene Kid Klown al caer en ellas.

Kid Klown in Crazy Chase está lejos de ser perfecto, pero tiene los elementos necesarios que hacen de él un juego muy entretenido. No dudéis en probarlo si tenéis la oportunidad.

Contenido relacionado