Recordando
Retro Review After the War

El más duro del Manhattan post-nuclear

En la retro review de hoy os traemos uno de los títulos de Dinamic que durante mucho tiempo ha estado injustamente en el olvido, After the War, hasta que en 2007 apareció una suerte de remake desarrollado por una empresa rusa, Byke y que fue distribuido, como no podía ser de otra manera, por FX Interactive, cuyos dirigentes como todos sabréis son los hermanos Ruiz, propietarios en su día de Dinamic y la posterior Dinamic Multimedia, que durante varios años lideró el ranking de ventas gracias al simulador de fútbol PC Fútbol.

El olvido citado anteriormente, cuando se hablan de juegos de la época, cuesta de entender cuando el juego contó con un enorme éxito. Vió la luz en el año 1989 y contó con la famosa "FX Doble Carga" de Dinamic, lo que prometía horas de diversión. Su desarrollo sufrió varios retrasos y parece que incluso se llegó a temer que finalmente se abortara su desarrollo, pero finalmente superó todos estos avatares y se convirtió en un gran juego, que deslumbró con sus gráficos, de gran tamaño y bien definidos, algo que costaba ver a finales de los 80 en las plataformas de 8 bits.

El argumento del juego es el siguiente: controlas a un tipo duro llamado Jonathan Rogers, a quien le gusta que le llamen "Jungle Rogers", que se encuentra atrapada en una Manhattan post-nuclear en el año 2019. El planeta se encuentra totalmente destruido, y en este paisaje apocalíptico deberemos abrirnos paso hasta la plataforma de lanzamiento XV-238, lo que nos permitirá escapar a las colonias del espacio exterior. Sin embargo, dicha plataforma se encuentra en la base de un paranoico profesor, llamado McJerin. Pero como no todo iban a ser penurias, dispondremos de un excelente fusil M60 para defendernos, en la segunda fase.

El juego constaba de dos fases diferenciadas: la primera transcurre en las calles de Manhattan donde deberemos abatir a todo aquél enemigo que nos salga al paso, con el objetivo de llegar al metro subterráneo que hay al final de la fase. En la segunda, deberemos abrirnos paso entre las vías del metro hasta llegar a nuestro objetivo final: la plataforma de lanzamiento. Ambas se desarrollan como un arcade de acción de scroll lateral, mientras que en la primera pantalla lucharemos a base de puñetazos, patadas y saltos, en la segunda dispondremos de una buena ametralladora. Hay que tener en cuenta que dependiendo de la versión, algunas cosas cambian, por ejemplo, en las versiones de Amiga la pantalla transcurre "a varios niveles", pudiendo escalar por escaleras, cornisas, vías del tren...

La interfaz entre ambas fases cambia de diseño pero prácticamente tendremos la misma información: energía, vidas restantes, tiempo restante, puntuación y, en la segunda fase, las balas restantes en el cargador de la ametralladora (son infinitas pero hay que recargar).

Respecto a los enemigos, en la primera fase nos encontraremos básicamente a pandilleros y punks (en algunas versiones también aparecen perros), mientras que en la segunda tendremos que hacer frente a los guardas del profesor McJerin, así como a distintos tipos de máquinas armadas hasta los dientes.

Las mejores versiones fueron las de Amiga y Atari ST, gracias sobretodo a su mayor potencia, pero el resto para ZX Spectrum, CPC o MSX no desmerecieron para nada tan buen juego.

Uno de los grandes éxitos de Dinamic que merece la pena recordar por su gran calidad y que hizo disfrutar a todo aquel que lo jugó.

Contenido relacionado