Recordando
Retro Review de Space Invaders

Santo y seña de los videojuegos

Hace un tiempo ofrecíamos una review de uno de los arcades más icónicos de los videojuegos, Pac-man, que agujereó los bolsillos de la juventud de la época, ávida de esa forma nueva de entretenimiento que eran los videojuegos. Era la época de los salones recreativos de verdad, con multitud de cabinets arcade para echar allí la tarde o, incluso, el día.

Con Pac-man, Namco consiguió desbancar al líder de los arcades, aparecido en junio de 1978 de la mano de Taito. Sí, habéis acertado, ese juego no puede ser otro que Space Invaders.

El juego fue ideado por Toshihiro Nishikado y tiene el mérito de ser el primer videojuego para el que se activó toda una maquina de merchandising para vender productos basados en el mismo. Tal ha sido la importancia del videojuego que forma parte del ideario colectivo, encontrando multitud de productos hoy en día. Incluso, a alguien le enseñas un dibujo de un "marcianito" y, aunque sea profano en el mundo de los videojuegos, sabe lo que es e identificarlo.

La mecánica del juego es enormemente sencilla, como todos los juegos de la época, pero igualmente adictiva. El hecho se demuestra en que en nuestros días siguen apareciendo multitud de clones. El jugador controla un cañón que se puede desplazar lateralmente y que se puede proteger de los disparos alienígenas guareciéndose tras unos bloques que se irán destruyendo a medida que recibamos disparos.

El objetivo del jugador es ir destruyendo con el cañón las filas de marcianos que hay en la parte superior, que se van desplazando lateralmente y, cuando llegan a un extremo de la pantalla, bajan una fila con el objetivo de acercarse a nosotros. Si lo consiguen, la partida se acabará. Hay que tener en cuenta que la velocidad de los marcianos se va incrementando a lo largo de la partida y a medida que superamos pantallas, ya que cada vez el juego se torna más difícil.

Como en la mayoría de juegos arcade de la época, no había un final definido en sí. El objetivo era conseguir la máxima puntuación personal. Según el tipo de marciano abatido recibiremos una puntuación u otra. De tanto en tanto, aparecerá un platillo volante a gran velocidad en la parte superior de la pantalla, si lo conseguimos derribar conseguiremos una suculenta puntuación extra, aunque la dificultad de acertar con nuestro disparo también es mucho más elevada.

A riesgo de parecer repetitivo, Space Invaders significó un antes y un después de una industria aún en estado embrionario que, con los años, ha conseguido convertirse en la industria del entretenimiento que más dinero mueve.

Contenido relacionado