Recordando
Retro Review Lunar Lander

El arte del aterrizaje

El 20 de Julio de 1969 fue el día en el que el hombre llegó a la Luna, uno de los grandes logros de la ciencia y la tecnología de la humanidad. Diez años después fue publicado Lunar Lander, un curioso videojuego claramanente inspirado en este hecho histórico.

Lunar Lander lo desarrolló y publicó Atari en 1979 para su sistema Arcade Atari 6502 Vector. Como se puede intuir por su nombre, esta recreativa era capaz de generar gráficos vectoriales, lo cual le da a este juego un aspecto único: líneas blancas sobre un fondo negro que provocan un resultado sencillo pero muy llamativo a la vez. En 1981 fue publicada la versión doméstica del juego, y ahora mismo podemos encontrar algunas versiones para navegador creadas por la propia Atari (al final del artículo podéis encontrar algunos enlaces). Desgraciadamente, este título no tuvo muy buena acogida, pero fue el precursor del famoso Asteroids.

Este título es claramente un arcade, pero tiene ligeros toques de simulador. Nuestro objetivo es controlar un módulo lunar y aterrizarlo en alguno de los puntos de aterrizaje del nivel. Dependiendo de la dificultad de la zona de aterrizaje seremos recompensados con diferentes bonificaciones de puntos si aterrizamos correctamente. Podemos controlar la dirección de la nave con girándola hacia la izquierda y derecha y dar más o menos potencia al reactor para hacer que la nave avance. En pantalla podemos ver una serie de parámetros que nos serán muy útiles para realizar el aterrizaje correcto: velocidad vertical, velocidad horizontal, altitud y combustible. El combustible es el tiempo que nos queda de juego, y en su momento podíamos rellenarlo insertando monedas en la recreativa. Por supuesto, si nos quedamos sin combustible, a la nave le espera un trágico final.

Cuando empezamos el nivel podemos ver una visión general de este, pero cuando ya queda poca distancia para el aterrizaje, el juego hace zoom sobre esa zona para que podamos calcular mejor las distancias. En este momento hay que medir muy bien la velocidad vertical, ya que si aterrizamos demasiado rápido la nave se estrellará. Si todo va correctamente y realizamos un buen aterrizaje, sumaremos puntos en función de la calidad del aterrizaje. En caso contrario, nuestra nave quedará pulverizada y se mostrarán en pantalla jocosas frases como: 'Eres un cráter de 2 millas' o 'Acabas de destruir un módulo de 100 millones de dólares'. Tanto si aterrizamos correctamente como si nos estrellamos, el juego mostrará otro nivel hasta que la nave se quede sin combustible.

Lunar Lander es un título memorable de la época dorada de Atari. Es el claro ejemplo que con una idea sencilla se puede realizar un juego de gran calidad y muy jugable. Os animo a probar las versiones online del juego, que aunque no son el original, muestran en buena parte lo que ofreció este juego a finales de los 70.

Fuentes:

Contenido relacionado