Recordando
Retro Review de Castle of Dr. Brain

Estrujándonos el cerebro

A principios de los 90, Sierra competía con la mítica LucasArts por el primer puesto en la lucha en el campo de las aventuras gráficas point & click, cada una con su motor (AGI/SCI o Scumm respectivamente). Pero como no sólo de aventuras gráficas vivía el gamer, de vez en cuando nos ofrecían otro tipo de juegos para buscar otros sectores de jugadores no amantes de las aventras.

En este marco se situaría Castle of Dr. Brain, un juego realmente curioso por su desarrollo como si fuera una aventura point & click (de hecho utiliza el SCI) pero a base de resolver pruebas de ingenio en las diferentes estancias del delirante castillo. Algunos de ellos nos darán ciertos objetos que tendremos que utilizar en los lugares adecuados, acentuando un poco su espíritu de aventura, pero sin realmente serlo.

La sinopsis del juego es muy simple: el Dr. Brain ha visto en el apartado de clasificados que un prominente pero loco científico busca un asistente, por lo que diseña una gran variedad de puzzles que deberemos superar.

Antes de empezar, deberemos escoger el nivel de dificultad que queremos, según la pericia que tengamos y las ganas de ejercitar nuestras neuronas. El juego requiere conocimientos en muchas áreas, como por ejemplo en las matemáticas con puzzles donde deberemos resolver un cuadrado mágico, puzzles de memoria, donde deberemos recordar una secuencia de colores... En cada puzzle, podremos utilizar una moneda (de las que tenemos un número limitado) que nos dará una pista de cómo resolverlo.

Pero nuestros conocimientos no acaban ahí, también hay pruebas de circuitos electrónicos, otro que nos pone a prueba con el sistema binario, criptogramas, astronomía, resolver un tangram, un MasterMind, un laberinto de varios niveles.... Obviamente, no es un requerimiento imprescindible tener esos conocimientos previos ya que con la moneda podremos recibir una explicación.

Hay otras pruebas menos sesudas, como una sopa de letras, un clásico puzzle de fichas o el juego del ahorcado.

Sin duda alguna, el juego fue un éxito y está considerado uno de los mejores juegos de puzzle de la época. Su éxito provocó que apareciera una secuela titulada "Island of Dr. Brain", que no contó con el mismo favor de la primera parte.

Contenido relacionado