Recordando
Retro Review Pitfall!

Cazando tesoros en la selva

Después de varias retro reviews de juegos de los 90, volvemos a principios de los 80, época en la que las consolas de Atari entretenían a muchos jóvenes de la época. El juego que vamos a tratar hoy es 'Pitfall!', uno de los juegos más y mejor recordados de Atari 2600, así como uno de los padres de los juegos de plataformas.

El creador del juego es David Crane, uno de los grandes programadores de Atari de la época, y cofundador de la empresa Activision en 1979 junto a otros trabajadores de Atari, aunque dejó la empresa en 1986. Pitfall! fue publicado en 1982 por la misma Activision, y fue un tremendo éxito en crítica y ventas, conviriténdose en el segundo juego mejor vendido de Atari 2600, por detrás de Pac-Man. Tal éxito provocó que el juego fuera publicado en multitud de plataformas, Como C64, ColecoVision, MSX y NES. En 1983 fue publicada su segunda parte, subtitulada Lost Caverns. A lo largo de las generaciones de consolas se han publicado muchos juegos basados en esta licencia, desde Pitfall: The Mayan Adventure, un plataformas decente para las consolas de 16 bits hasta un título para Android que es parecido a Temple Run.

Pitfall! tiene varios aspectos que lo hicieron desmarcarse del resto de juegos de Atari del momento. El primero es su sistema de juego. El objetivo del juego es recoger 32 tesoros repartidos por las diferentes pantallas del juego antes de que se acaben los 20 minutos de límite. En aquella época la mayoría de los juegos tenían una duración de pocos minutos debido a que muchos eran versiones de juegos de salones recreativos, cuyas partidas eran cortas para que los jugadores se dejaran más dinero. Por eso, Pitfall! sorprendió por tener una duración bastante más extensa de lo habitual.

La búsqueda de tesoros no es nada fácil, Pitfall Harry (el protagonista de la aventura) no tiene nada con que atacar a los diferentes enemigos del juego, así que la única posibilidad para avanzar es esquivarlos saltando o cogiendo una ruta alternativa. Los peligros son numerosos: serpientes, escorpiones, cocodrilos, hoguerasarenas movedizas y troncos harán la vida imposible al pobre de Harry. Para cruzar las arenas movedizas usaremos lianas, seguramente la escena mejor recordada del juego.

Hay 4 tipos de tesoros diferentes, y hay 8 de ellos en cada partida. Estos objetos son la bolsa de dinero (2000 puntos), el lingote de plata (3000 puntos), el lingote de oro (4000 puntos) y el anillo de diamantes (5000 puntos). El jugador empieza con 2000 puntos, así que si conseguimos hacer la partida perfecta sumaremos 114000 puntos en total. Perderemos puntos cuando cometamos fallos, como chocar contra un tronco o caernos por un agujero. El resto de obstáculos y peligros nos harán perder una vida si los tocamos, y al perder las tres vidas de las que disponemos la partida se acabará.

El apartado gráfico también fue alabado en su época. Solo hace falta comparar el juego con otros títulos de Atari 2600 para darse cuenta de que los gráficos de este juego tenían algo especial.  Aunque todo está representado de forma muy sencilla, podemos ver varios colores en pantalla, todos los elementos están bien representados, y lo más importante, todo se mueve de forma sólida y fluida.

Mención especial al final de Pitfall!, os dejo que lo descubráis por vosotros mismos mirando el vídeo que podéis encontrar al final de la galería. ¡Increíble!

Pitfall! a día de hoy no puede ofrecer mucho jugablemente, pero a pesar de sus años es un juego al que le sobra encanto y carisma. Además, es uno de los primeros plataformas que sirvieron de base para este género.  En definitiva, una verdadera joya que no podíamos dejar pasar en NoSoloBits.

Contenido relacionado