Recordando
Retro Review Rock n' Roll Racing

Salvajes carreras a ritmo de Rock

Si revisamos nuestros artículos en los que recordamos juegos antiguos, queda claro cuales géneros nos gustan más y cuales menos, y el género de conducción entra sin duda alguna en el segundo grupo. Igualmente tengo algunos títulos de este género que recuerdo con mucho cariño, como Micromachines, Mario Kart, Stunt Race FX, o nuestro protagonista de hoy, Rock n' Roll Racing.

Rock n' Roll Racing es un juego de carreras en las que todo vale y los participantes pueden usar la fuerza para vencer al resto. El juego fue publicado en 1993 por Interplay para SNES y Mega Drive. El desarrollador del juego fue Silicon & Synapse. Quizás este nombre no os diga nada, pero quizás si que los conozcáis por el nombre que tienen actualmente: Blizzard Entertainment. El estudio que está detrás del título es una señal de la calidad que demuestra el juego en cada detalle. Años más tarde, en 2003, fue publicada una versión del juego para GBA.

El juego tiene un gameplay sencillo pero realmente exquisito. En las carreras participan cuatro corredores, de los cuales uno o dos de ellos pueden ser jugadores. El juego se controla desde una vista isométrica, y podemos controlar a los coches en todas las direcciones simulando un efecto 3D como muchos juegos de la época. En cada carrera debemos recorrer diferentes circuitos con curvas, saltos y cuesta durante cuatro laps.

Como he comentado antes, todo vale para conseguir la primera posición. Para derribar a los contrincantes podemos hacer el uso de la fuerza bruta embistiéndolos, o usar las armas que tenemos equipadas en los coches. Entre estas armas encontramos pistolas láser, mísiles, minas o bidones de aceite que podemos usar para hacer que los contrincantes pierdan el control. Todos los coches tienen unos puntos de vida, que al perderlos hace explotar el coche y pierden unos segundos hasta recuperarse.

Por si esto no fuera poco, en los circuitos también encontramos todo tipo de obstáculos para fastidiarnos, como minas que explotarán al pisarlas o charcos que ralentirzarán el coche. Para poder evitarlos el coche dispone de un sistema de salto que nos sacará de un apuro en más de una ocasión. Por suerte, los circuitos también ofrecen cosas buenas, podemos encontrar botiquines para curarnos, bonus de dinero y flechas que al pisarlas nos proporcionarán unos segundos de turbo.

Al participar y ganar carreras vamos obteniendo dinero y puntos. El dinero lo podemos gastar entre carreras para comprar nuevos coches o mejorar el que ya tenemos. Podemos mejorar tanto las armas del coche como el daño, la resistencia, las ruedas y el motor. Cada nivel que subamos, más costará subir al siguiente nivel. Hay que tener en cuenta que si cambiamos de coche es posible que las actualizaciones que le hayamos hecho al actual no sean compatibles con el nuevo, y esto hará que las perdamos para siempre.

Los puntos que ganamos sirven para subir de categoría en la competición. El juego está dividido en planetas, y cada planeta en dos divisiones. Para poder pasar de división debemos llegar al objetivo de puntos indicado, y cuando superamos las dos divisiones de un planeta pasamos al siguiente. Pasar de división significa aumentar la dificultad de las carreras. Por ejemplo, veremos que el primer planeta es coser y cantar, con escenarios fáciles y contrincantes que no nos atacan. En cambio, cuando pasemos al segundo planeta la situación se pone más seria, y así consecutivamente.

En cuanto a los corredores, son 7 los que se pueden elegir, cada uno de un planeta distinto. Snake Sanders (Terra), Tarquinn (Aurora), Jake Badlands (Xeno Prime), Katarina Lyons (Panteros V), Ivanzypher (Fleagull), Cyberhawk (Serpentis) son los personajes seleccionables. El séptimo personaje es accesible mediante código (En la pantalla de selección de personaje con Tarquinn en pantalla, mantener pulsado L, R y Select y entonces pulsar derecha). Este personaje es Olaf, el Vikingo del juego The Lost Vikings, otro título de la compañía.

En cada planeta encontraremos a un campeón local que nos pondrá las cosas más difíciles que el resto. Como curiosidad, algunos de los héroes, villanos y nombres de localizaciones del juego hacen referencia a la música Rock.

Y hablando de música Rock, no puedo pasar de comentar la banda sonora del juego. El juego no dispone de una gran variedad de canciones, pero si de una gran calidad. En el juego podemos escuchar versiones de los siguientes temazos de Rock: Paranoid (Black Sabbath), The Peter Gunn Theme (Henry Mancini), Highway Star (Deep Purple), Radar Love (Golden Earring (Solo en Mega Drive)), Born to Be Wild (Steppenwolf) y Bad to the Bone (George Thorogood).

Por último, los gráficos del juego son sencillos pero cumplen muy bien su función. Además, el isométrico del juego está muy bien conseguido y con un control realmente preciso. Lo peor del juego es el estilo de los menús, el cual da la sensación de estar poco trabajado.

Concluyendo, Rock n' Roll Racing es un juego que a simple vista no parece gran cosa, pero una vez empiezas a jugar te encuentras con un juego realmente bien acabado, con un control envidiable y con un sistema de juego realmente adictivo. Un juegazo que recomiendo probar sin duda alguna.

Contenido relacionado