Recordando
Retro Review Sunset Riders

Un juego de auténticos pistoleros

Hace un mes dedicamos nuestra retro review semanal a un gran arcade de las Tortugas Ninja, desarrollado por Konami, que por aquel entonces era de las compañías más punteras en videojuegos de salones recreativos. Sunset Riders es otro de los juegazos que publicó Konami, un título ambientado en el lejano oeste con grandes dosis de humor.

Sunset Riders es un shoot'em up publicado en el año 1991 para recreativas. El juego fue lanzados en dos cabinas distintas, para 2 y para 4 jugadores. El juego fue bien recibido, y por tanto las versiones para consolas no tardaron en llegar.  En 1993 fueron publicadas las versiones para SNES y Mega Drive, ambas con diferentes modificaciones respecto al arcade original, como la limitación de cooperativo a 2 jugadores.  Como era habitual por aquella época, la versión de SNES sufrió cambios a causa de la censura, por ejemplo vestir a las bailarinas más tapadas o cambiar los enemigos de sexo femenino y los indios por bandidos regulares. Por otra parte, la versión de Mega Drive fue bastante diferente respecto a la arcade y la versión de SNES.

En cuanto a la versión Arcade, nos permite elegir a cuatro variopintos cazarrecompensas:  Steve, Billy, Bob, y Cormano. Steve y Billy van armados con un revólver, que tienen poca dispersion pero una cadenciad e tiro alta. Bob va armado con un rifle, y Cormano (el personaje más recordado, un Mexicano con un poncho lila) una escopeta, ambas armas de cadencia de tiro baja pero con alta dispersión que acabará con varios enemigos a la vez.

La misión de los protagonistas es capturar vivos o muertos a diferentes forajidos para cobrar suculentas recompensas. Por supuesto, esto no va a ser fácil. El control del juego es 2D con scroll horizontal, y en ocasiones podemos saltar a diferentes plataformas y también encontramos alguna fase con scroll vertical. Los protagonistas pueden disparar en 8 direcciones, lo cual va hacer falta para acabar con los cientos de enemigos que nos encontraremos por todos los rincones de la pantalla durante la aventura. Al final de cada nivel encontramos al forajido que tenemos que vencer para cobrar la recompensa, los cuales serán difíciles de vencer y en la mayoría de los casos irán acompañados de secuaces que nos harán la vida imposible.

Podemos encontrar 3 power-ups diferentes: Fuego rápido, que aumenta la cadencia de disparo; Doble arma, en el caso de las pistolas hará que se dispare una bala hacia arriba y otra hacia la dirección que queramos, y en el caso del rifle y escopeta aumentará la amplitud del disparo; Por último, también encontramos vidas extras.

Después de la pantalla 2 y la pantalla 5 encontramos una pantalla de bonus. En esta pantalla se juega en primera persona, y debemos apuntar y disparar a los diferentes enemigos que salen en pantalla para conseguir el mayor número de puntos posible.

Una característica que destaca bastante de Sunset Riders es su sentido del humor. Tanto los protagonistas como los enemigos están muy caricaturizados, siendo claros tópicos de la ambientación del lejano oeste. Durante la partida podemos ver muchos detalles que nos sacarán una sonrisa, como entrar en un salón y salir abrazados a una bella mujer o bebiendo un buen lingotazo.

Sunset Riders es un shoot'em up muy divertido. Además, aunque no es un juego nada fácil, tampoco es uno de esos arcades casi imposibles de masterizar. Recomiendo jugar tanto a la versión arcade como a las versiones domésticas, todas ellas os harán pasar un buen rato pegando tiros a lo Clint Eastwood.

Contenido relacionado