Recordando
Recordando a Totsugeki Fuuun Takeshi Jou (Takeshi's Castle)

Humor amarillo!

En el año 1986 aparecía en Japón uno de los concursos con más solera y recordado de nuestra infancia, al menos para aquellos que nacimos en los 80, donde un ejército de nipones intentaba superar un conjunto de pruebas de habilidad y destreza para acabar asaltando un castillo, dirigidos por el General Tani. Como muchos ya sabréis, ese programa no fue otro que Humor Amarillo (Takeshi's Castle).

El programa duró tres temporadas en Japón, emitido por la Tokyo Broadcasting Company (1986-1989), llegando a España en 1990 a cargo de Telecinco, aunque en el 2006 la cadena Cuatro lo recuperó con un nuevo doblaje. El doblaje, que nada tenía que ver con lo que decían originalmente, fue un complemento ideal para las pruebas y si a eso le sumamos unos cuantos personajes inventados como Pinky-Winki o el Chino Cudeiro, las risas estaban aseguradas.

Como no podía ser de otra manera, el programa tuvo su adaptación al mundo de los videojuegos, aparecida en 1987 de la mano de Bandai para Famicom y nunca llegó a salir del país del Sol Naciente.

El juego en sí no fue muy bueno, pero merece ser tratado al ser una rareza en nuestra tierra y por hacer referencia a tan mítico programa. Básicamente disponía de un conjunto de pruebas a realizar, aunque de algunas de ellas desconocemos su nombre. Todas ellas tienen un tiempo para ser superadas.

Pista americana: En esta prueba recordaremos a la prueba principal eliminatoria, donde los concursantes debían trepar por diferentes muros, para luego caer al fango y pasar mil y una penurias. Existe un tiempo máximo de un minuto.

Las zamburguesas: Una de las pruebas más recordadas. Los concursantes debían cruzar un lago plagado de piedras, algunas de las cuales estaban sueltas y hacían que el concursante cayera al agua, quedando automáticamente eliminado.

Los cañones de Nakasone: Otra que no podía faltar. El concursante debe cruzar un puente colgante, evitando ser impactado por las pelotas que lanzan los cañones y caer así a la red.

La tabla de surf: En esta prueba los concursantes se subían a una tabla que se deslizaba por una superficie resbaladiza. Hasta aquí todo bien, el problema viene cuando debían superar diversos obstáculos saltándolos para volver a caer en la tabla sin caerse.

La otra tabla de surf: Aquí debemos deslizarnos en la tabla de surf a través de una pasarela para quedarnos en el punto adecuado. Si nos pasamos, caeremos al agua, si nos quedamos cortos, aparecerá "El Calvo" para tirarnos.

El laberinto del Chinotauro: Otra de las pruebas más recordadas. En ella los concursantes debían cruzar una serie de puertas a través de un laberinto, intentando escapar por la buena. En caso contrario, caerían al agua. Pero no era el único peligro, ya que El Calvo y El Pelucas les estarán persiguiendo.

Las puertas del Samurái: Los concursantes deberán superar barreras con 3 puertas, escogiendo la correcta, que es de papel. En caso contrario, se chocarán contra una maciza, haciéndose un daño terrible. Por si fuera poco, deberán esquivar a El Gran Samurái.

Si vamos superando todas las pruebas en los castillos, podremos acudir a la prueba final: asaltar el castillo de Takeshi. En esta prueba deberemos derrotar a los secuades de Takeshi y a él mismo, subidos a bordo de un coche desde el que disparar a nuestros contrincantes.

Es un juego bastante difícil, como muchos en la época, pero lo que lo lastró fue su difícil control.

Aún así, contó con una secuela que probablemente desgranemos en una futura retro review.

Contenido relacionado