Recordando
Retro Review de NBA Jam

Booooooom shakalaka!!!

En la Retro Review de hoy abandonamos momentáneamente los deportes televisivos (American Gladiators) y los futuristas (Speed Ball) para volver nuestros pasos a otro real y popular: el baloncesto. Ahora bien, solo hace falta jugar 10 segundos a NBA Jam para darse cuenta de que no es un juego de baloncesto al uso, un simulador como lo fuera en su misma época NBA Live de Electronic Arts, si no es un juego completamente arcade orientado a la espectacularidad y a la acción sin freno.

La encargada de de desarrollar este gran juego fue la mítica Midway, cosechando un enorme éxito en las diferentes plataformas de 16-bits donde apareció y en las portátiles, además de en las recreativas, donde apareció inicialmente. Una pena que la llama de esta empresa se fuera apagando hasta extinguirse completamente en el año 2009.

El juego tiene 3 modos: el head to head, como si fuera un partido de exhibición, el torneo y el modo práctica. Una vez escogido el modo de juego, deberemos escoger los equipos, teniendo las dos conferencias de la NBA completas, con los jugadores más emblemáticos de cada equipo (es curioso ver como con el paso de los años algunas franquicias han cambiado de nombre al cambiarse de ciudad).

Al empezar el partido, en seguida nos daremos cuenta que NBA Jam es algo diferente. No es un 5 para 5 como en el baloncesto normal, si no que es un 2 para 2, algo más gamberro y de canchas de barrio, pero en estadios de altos vuelos. Pero no os engañéis, la falta de jugadores lo hace aún más divertido, siendo un juego donde la velocidad de las jugadas hace que el tanteo se dispare hasta límites estratosféricos (no es raro acabar los dos equipos por encima de los 100 puntos si configuramos el partido a muchos minutos).

Empezaremos por las acciones de ataque. Con el balón en las manos podremos pasar la pelota a nuestro compañero, o lanzar a canasta y, si estamos parados, podremos utilizar nuestros codos para quitarnos a los rivales del medio. Aquí hay un punto a tener en cuenta y es que en NBA Jam no existen las faltas y, por lo tanto, no existen los tiros libres. Cada jugador tiene una barra de stamina que se consumirá cuando le demos a correr (lo veremos claramente porque se marcará en las botas del jugador). Es muy importante saber cuando utilizarlo, ya que si vamos corriendo y lanzamos estando cerca de la canasta, el jugador hará un mate de lo más espectacular (saltando por encima de la canasta, haciendo una pirueta y machacando de espaldas, dando una voltereta...). La espectacularidad ante todo.

En defensa tenemos tres acciones defensivas, el empujón (la gente nos abucheará, pero da igual ya que no hay faltas) y el bloqueo extendiendo las manos, además de los tapones. Respecto a estos últimos hemos de tener en cuenta que no es legal sacar la pelota cuando ésta está cayendo (goal tending), por lo que darán a nuestros rivales la canasta por válida.

Si conseguimos encestar tres veces sin que el contrario puntúe, veremos que el aro enemigo arderá y cuando tengamos la pelota en nuestra posesión estará envuelta el fuego. Es muy importante aprovechar esta ventaja, ya que al lanzar la pelota ardiendo tenemos una más alta probabilidad de encestar, incluyendo los tiros de tres·

Los comentaristas de NBA Jam popularizaron la expresión Boom Shakalaka, cuando se hace un mate. El boom es al machacar, y el shakalaka la canasta al temblar.

La mecánica del juego es sencilla, pero es tan adictiva que son innumerables las horas que le podemos echar. Por si fuera poco, el juego incluye a personajes de lo más variopintos que se pueden activar mediante la correcta combinación de botones. Entre estos personajes tenemos al ex-presidente de los EEUU, Bill Clinton o su mujer, Hillary, así como diferentes mascotas de los equipos y jugadores míticos como el irrepetible Larry Bird de los Celtics.

Puedo afirmar sin miedo a equivocarme que fue el mejor arcade de la época y que ha contado con numerosas ediciones posteriores aunque ninguna con tanto encanto como aquella primera.

Contenido relacionado