Recordando
Retro Review Zombies Ate My Neighbors

Un vecindario con serios problemas

Hoy os voy a hablar de Zombies Ate My Neighbors (Los zombies se comieron a mis vecinos en nuestro idioma), uno de los juegos macarras de la era de los 16 bits. Controlando a un par de carismáticos adolescentes deberemos de hacer frente a un ejército de monstruos para salvar a los diferentes vecinos en apuros que encontraremos en cada nivel.

Zombies Ate My Neighbors fue desarrollado por LucasArts (a parte de aventuras gráficas también se atrevían con otros géneros) y publicado por Konami en 1993. El juego solamente fue publicado para Super Nintendo y Mega Drive, y años más tarde salió la versión de SNES para la Consola Virtual de Wii.

Este juego, aunque trata la violencia de forma muy cómica, fue víctima de la censura. En Estados Unidos Nintendo ordenó que su versión no podía contener sangre. En Europa, muchos países lo censuraron cambiando el nombre simplemente a Zombies (eso de comer vecinos no estaba bien visto) y cambiando algunos enemigos para que no parecieran tan agresivos, como un enemigo que llevaba una motosierra por uno que llevaba un hacha.

En su momento no cosechó un éxito abrumador, aunque las notas de la prensa especializada lo trataban como un buen juego con notas superiores al 8 sobre 10. El juego ha ido ganando popularidad y reconocimiento a lo largo de los años, convirtiéndose en un juego de culto. En 1994 fue publicada una secuela llamada Ghoul Patrol, pero no cosechó el mismo éxito que su predecesor.

Zombies ate my Neighbors es un juego de acción controlado desde una vista aérea. Podemos elegir entre dos personajes, Zeke y Julie, o elegir a ambos en el modo cooperativo para dos jugadores. El objetivo del juego es rescatar a los vecinos que hay escondidos en cada uno de los 55 niveles que componen el juego. Por supuesto, no será un camino de rosas, ya que deberemos enfrentarnos a vampiros, hombres lobo, hormigas gigantes, zombies, aliens y muchos otros seres espeluznantes.

Para poder acabar con los cientos de enemigos que saldrán a nuestro paso necesitamos las armas que encontraremos por los escenarios. Metralletas de agua, bazookas, latas de refresco explosivas, cortacéspedes, tomates y crucifijos son algunas de ellas. Cada arma será efectiva contra algunos enemigos, por ejemplo y como es típico, los crucifijos será efectivos contra los vampiros chupasangre. También encontramos diferentes objetos: llaves para abrir puertas, botiquines para recuperar salud y pócimas con dfierentes efectos.

Para conseguir pasar de nivel tenemos que rescatar a los vecinos, y se abrirá una puerta que nos permitirá avanzar al siguiente nivel. Para completar los niveles no tendremos todo el tiempo del mundo, ya que si tardamos mucho en rescatar a un vecino, los enemigos pueden acabar con él y su muerte será permanente, con lo que perderemos la oportunidad de poder salvarlo en el resto de niveles, a menos que consigamos la recompensa que nos da un vecino extra. Si durante la partida los monstruos matan a los 10 vecinos, la partida acabará. Por otra parte, tampoco podremos ir a lo loco, ya que si perdemos todas las vidas también perderemos la partida.

Hay un nivel de bonus que hace referencia a Day of the Tentacle, uno de los juegos míticos de LucasArts. En este nivel hay que enfrentarse a un ejército de tentáculos púrpura, y vemos algunos elementos de DotT y Maniac Mansion, como el vertido tóxico o el meteorito. El password para acceder al nivel de Day of The Tentacle es BCDF.

Gráficos resultones y coloridos, mucho sentido del humor, acción trepidante y una dificultad endiablada. En definitva, una combinación perfecta que hace de Zombies Ate My Neighbors todo un clásico de los 16 bits.

Contenido relacionado