Recordando
Retro Review Gauntlet

Apretadicos cabemos cuatro jugando al Gauntlet

Hoy volvemos a la gran época de las recreativas para hablar de uno de los hack and slash que cosecharon gran éxito en salones de todo el mundo. Hablo de Gauntlet, un arcade frenético que permitía partidas de hasta 4 jugadores simultáneamente.

Gauntlet fue diseñado por Ed Logg (creador de Asteroid y Super Breakout), desarrollado por Atari Games y publicado en 1985 en Arcade. Tras el éxito en la prensa especializada y en los salones recreativos, el juego fue versionado a multitud de plataformas, consiguiendo algunas versiones muy buenas como NES o Mega Drive (conocido com Gauntle IV), y otras no tan buenas y con curiosos glitches como la de PC y ZX Spectrum. En 2011 estaba previsto un remake para Nintendo DS con escenarios en 3D, pero no fue publicado y nunca más se supo de él. En 1987 fue desarrollada por Gremlin Graphics una expansión para las versiones domésticas del  juego con 512 niveles extra, llamada Gauntlet: The Deeper Dungeons. El juego dispone de dos secuelas directas, Gauntlet II para Arcade en 1986 y Gauntlet III para ordenadores domésticos en 1991.

Hubo polémica con el origen de la idea original del juego, porqué Ed Logg salía en los créditos del juego como diseñador de la idea original en su versión Arcade y NES, y resulta que un juego anterior creado por John Palevich para Atari 800, Dandy, ya usaba esta idea de juego. Palevich amenazó con llevar a Atari a juicio, pero finalmente llegaron a un acuerdo quitando a Logg de los créditos como autor original en posteriores versiones, y regalando a Palevich una máquina arcade de Gauntlet.

El sistema de juego de Gauntlet es sencillo pero efectivo. Lo primero que tenemos que hacer es elegir entre los 4 personajes disponibles (basados en personajes mitológicos), cada uno con sus propias características:

  • Thor, el guerrero: El más efectivo en combate cuerpo a cuerpo.
  • Merlin, el mago: Realiza la magia más poderosa.
  • Thyra, la Valkiria: Va equipada con una efectiva armadura.
  • Questor, el Elfo: Es el más rápido de los cuatro.

Elegido nuestro personaje, pasamos a ver el juego desde una vista aérea, donde podemos ver a nuestro personaje dentro de una laberíntica mazmorra.  El objetivo de cada nivel es llegar a la zona marcada como salida, y por supuesto no será fácil llegar hasta ellas.

Por los escenarios encontramos todo tipo de enemigos, como fantasmas, demonios y ladrones. Para combatirlos podemos hacerlo cuerpo a cuerpo y a distancia. Los enemigos no paran de regenerarse saliendo de unos nidos, que debemos destruir para que nos dejen en paz. No hay jefes finales en el juego, aunque el enemigo más poderoso, la muerte,  resulta realmente difícil de destruir. Cada vez que un enemigo toque a nuestro personaje nos quitará una cierta cantidad de vida, cuya cantidad varía dependiendo del enemigo. Si la vida llega a 0, nuestro personaje morirá y deberemos insertar un crédito para revivirlo.

A lo largo de los escenarios encontramos objetos que nos ayudan en la aventura. Encontramos comida para recuperar vida, tesoros que nos dan puntos, pociones que podemos usar para destruir todos los enemigos en pantalla y llaves que nos permiten abrir puertas cerradas.

Por supuesto, a medida que avanzamos niveles el juego se va haciendo más y más difícil. Para superarlos, debemos tener o bien una gran hablidad para que los enemigos no acaben con nosotros, o bien una buena carga de créditos para ir añadiendo vidas a nuestro contador. En cooperativo con varios jugadores el juego demuestra su verdadero potencial, ya que la estrategia seguida supone el éxito o fracaso de la partida.

Gráficamente es un juego muy vistoso para ser de 1985, con efectos para darle profundidad al escenario, una buena paleta de colores y gran cantidad de enemigos en pantalla. El sonido destacaba por la voz de un narrador que iba comentando los eventos de la partida.

Gauntlet es un juego realmente difícil y que hoy en día atraería a pocos jugadores, pero como todo clásico merece la pena probarlo para ver y disfrutar de uno de los grandes arcades de la década de los 80.

Contenido relacionado