Curiosidad
Mario contra Sonic: Su evolución a lo largo de los años

El diseño de Sonic y compañía en el recién anunciado Sonic Boom (cada vez que leo este nombre no puedo evitar acordarme de Guile) ha levantado algo de polémica, ya que los personajes de esta saga cada vez se parecen menos a sus diseños originales. Viendo esto, he decidido recopilar en un par de imágenes algunos de los diseños de Sonic y de su gran competidor, Super Mario, para ver de un vistazo la evolución de cada uno a lo largo de más de 20 años.

En el caso de Mario, el primer diseño que he seleccionado es el que pudimos ver en Mario Bros. (1983), su primer juego. Como podéis ver, el diseño en este juego es completamente diferente al Mario que conocemos ahora. En Super Mario Bros. (1985) ya es mucho más cercano al diseño actual, aunque el color del peto y la camisa están alternados. En Super Mario Bros 3. (1988) ya es el Mario que todos conocemos, y desde entonces poco más cambios ha sufrido. Super Mario 64 (1996) fue el salto a las 3D, y vemos que ese diseño está menos pulido que los actuales, e incluso de los diseños en anteriores en 2D. Comparando los dos últimos modelos, que corresponden a Super Mario Sunshine (2002) y Super Mario 3D World (2013), vemos que los cambios son en pequeños detalles del personaje, no hay casi cambios después de 11 años.

En el caso de Sonic el cambio ha sido más acentuado. Vemos una primera época, en Sonic the Hedgehog (1991) y Sonic the Hedgehog 3 (1994), donde Sonic era redondo, bajito y con una cara bastante simpática. En Dreamcast dió un cambio radical, volviéndose en Sonic Adventure (1998) mucho más estilizado y con unos brazos y piernas muy largos. Desde entonces ha mantenido ese aspecto estilizado, aunque en Sonic The Hedgehog (2006) tenía una apariencia más seria. En Sonic Generations pudimos ver sus dos versiones, celebrando su 20 aniversario. Por último, un artwork del diseño que hemos visto recientemente en Sonic Boom (2014), donde le han añadido un pañuelo al cuello y unas vendas en brazos y piernas que le dan un aire de aventurero perroflauta.

Parece que los diseños son un reflejo de la evolución de ambas sagas. Mario ha encontrado su sitio, y aunque en cada juego incluye nuevas mecánicas, siempre mantiene esa esencia que tanto gusta a sus seguidores. En cambio Sonic va dando bandazos, cambiando en cada juego para ver si vuelve a encontrar esa genialidad que le hizo triunfar en la época de Mega Drive.

Contenido relacionado