Recordando
Retro Review Heart of the Alien

La secuela de Another World

En el año 1991 aparecía una de las videoaventuras más importantes de la historia de los videojuegos, ideada y programada por Eric Chahi, Another World (en Estados Unidos conocido como Out of this World) se ganó merecidamente un hueco en el corazón de todo gamer que lo haya probado, con una estética nunca vista hasta la fecha y que aún hoy en día lo hacen perfectamente reconocible solo mostrando un escenario cualquiera.

Tres años más tarde, Interplay se propuso lanzar una secuela directa, que empezaría justo donde acabó la primera parte. Sin embargo, y aunque nos falte información sobre cómo fueron las negociaciones, el juego se desarrolló única y exclusivamente para Sega CD, lo que ya limitaba de por sí el mercado, pero para colmo de males solo iba a ser lanzado en el mercado norteamericano, lo que hizo que el juego prácticamente pasara desapercibido en su momento para la comunidad gamer, incluso americana. De hecho, en nuestros días, donde el juego ha vuelto a salir un poco a la luz gracias a los emuladores, auténticos fans de la primera parte, siguen ignorando la existencia de esta secuela.

Pero las decisiones no se iban a quedar ahí. Interplay tras discutir con Eric Chahi, éste consiguió acceder a que el juego se realizase, pero a la práctica no llegó a participar más que en algunos consejos previos al desarrollo del juego. Eric dijo: "Más que hacer una secuela cronológica clásica, pensé que era buena idea rediseñar el juego para contar la historia de Another World desde el punto de vista del alien. El concepto del juego era bueno, pero ni las animaciones ni el juego en sí, desarrollado íntegramente por Interplay, estaban a la altura. Fue un fracaso."

Como podemos ver, el juego nació en las peores circunstancias posibles, y aunque no fue ni mucho menos un mal juego, estuvo lejos de ser la obra maestra de su predecesor.

El juego empieza con Buddy haciendo aterrizar a un peculiar pterodáctilo en las ruinas de su villa, dejando al malherido Lester descansando en el pueblo. Mientras pasea por la villa, Buddy va teniendo flashbacks de su pasado, de cómo fue capturado y cómo consiguió escapar de la prisión junto a Lester. El objetivo principal de Buddy será encontrar al alien de ojos rojos que ha destruido su villa y ha llevado a su gente a la esclavitud.

Esta secuela mantuvo varias cosas invariables respecto a su predecesor, como la inquietante atmósfera, sus gráficos rotoscópicos, así como su inexistente interfaz de juego. Por otra parte, sigue combinando las secuencias de juego, con las de animación que nos desarrollarán la historia, o bien nos mostrarán una de las tan variadas muertes. La jugabilidad también se mantuvo invariable, manteniendo las acciones clásicas de la primera parte como correr y saltar, pudiéndote agarrar a los salientes para no caer al vacío. Sin embargo, se añadieron algunos movimientos nuevos, sobretodo gracias al látigo que encuentra Buddy, que nos permitirá agarrarnos en ciertos sitios para sortear caídas al vacío. Por otra parte, cuando Buddy utiliza la pistola para crear el escudo energético, éste se crea inmediatamente, al contrario que sucedía con Lester en la primera parte, donde debíamos mantener la creación de la energía durante un tiempo antes de poder crear el escudo.

Otro elemento marca de la casa (o de la saga, deberíamos decir), es su endiablada dificultad y su gran variedad de formas de morir. Podemos morir con la clásica caída por un precipicio, quemados por una gota ácida, comidos por un hambriento murciélago, devorados por el querido león, tigre o lo que quiera que sea el bicho negro cuadrúpedo de la primera parte, que todos recordaremos... Y así de decenas de formas más. Como su antecesor, el juego está dividido en secuencias a las que podremos acceder mediante un password que nos será proporcionado cuando superemos una de ellas, de esta forma no tendremos que rejugar todo el juego cuando nos maten. Aún así, hay algunas secuencias que requieren realizar diversas (y muy peligrosas) tareas de forma consecutiva, por lo que requiere toda nuestra habilidad.

El diseño de los niveles quizá no es tan completo como el de su predecesor, pero sin duda tienen la suficiente calidad para que aquellos que amamos la saga disfrutemos las aventuras de esta segunda parte junto a Buddy.

Resumiendo, Heart of the Alien es un gran juego, lastrado por el reducido mercado para el que salió y por no contar con Eric Chahi de una forma mucho más activa, aunque seguramente el primer punto tenga más peso para que este juego sea en nuestros días un ilustre desconocido.

Contenido relacionado