Recordando
Retro Review Knights of the Round

La leyenda del Rey Arturo y Los Caballeros de la Mesa Redonda

Hoy vamos a revisar uno de los grandes juegos que hizo Capcom en su época dorada como desarrollador Arcade. Este Beat'em up no es otro que Knights of the Round (en castellano Caballeros de la Mesa Redonda). inspirado en la leyenda del Rey Arturo.

Este arcade fue publicado por Capcom entre 1991 y 1992 según el territorio en su versión original de CPS1. En 1994 se hizo una conversión para SNES, la cual era bastante fiel a la original, a pesar de sus limitaciones. Knights of the Round es quizás uno de los juegos menos recordados de Capcom de esta época, y también de una calidad inferior a otros títulos del mismo género, pero igualmente es un gran beat'em up con muchas bondades, como podréis leer a continuación.

La historia del juego se centra en Arturo, el caballero que está destinado a extraer la espada sagrada Excalibur de la roca en la que está clavada. Una vez la extrae, Merlin envía a Arturo y a dos de sus fieles compañeros, Lancelot y Perceval, a vencer al malvado rey Garibaldi y unir Inglaterra.

Al empezar la partida, la cual puede ser jugada hasta por 3 jugadores simultáneos, debemos elegir a uno de los 3 héroes protagonistas:

  • Arturo es el personaje equilibrado entre velocidad y poder, equipado con su espada Excalibur. Como ataque especial tiene un poderoso golpe de espada. Además, montado en caballo es el más mortífero de los tres héroes.
  • Lancelot es un personaje más rápido pero carece de fuerza, equipado con un sable. Su ataque especial es una patada aérea.
  • Perceval es más lento, pero el más poderoso, equipado con un hacha de batalla. Es el único personaje que puede correr, ejecutando su ataque especial mientras corre.

El juego está distribuido en siete fases diferentes, todas repletas de enemigos que deberemos vencer para poder continuar. Los movimientos básicos son atacar y saltar, pero también podemos ejecutar un movimiento especial por personaje y el típico movimiento de desesperación, que consume un poco de vida del personaje pero hace que todos los enemigos que le rodean caigan al suelo. También podemos bloquear ataques, con lo que podremos romper la guardia del enemigo durante unos instantes. En algunos momentos del juego encontraremos caballos de batalla, en los cuales nos podremos subir y ganar ventaja respecto a nuestros enemigos.

La ambientación del juego está muy bien conseguida, pasando por ciudades y castillos medievales. Entre los enemigos encontramos todo tipo de guerreros, desde los primeros que van sin armadura a otros que van con escudo y armadura pesada. Curiosamente, también encontramos a algunos enemigos bastante fuera de lugar, como unos tigres con mucha hambre y un poderoso samurai.

Como es habitual en este tipo de juegos, durante los escenarios encontramos objetos que nos servirán de ayuda. Por una parte encontramos comida que recupera la vida del personaje. Por otra, encontramos tesoros para conseguir más puntos. Si pegamos a los objetos que encontramos, estos se dividen en 4 para que todo el equipo pueda disfrutar de una porción. Se echan en falta poder encontrar diferentes armas para dar más variedad al juego.

Una de las característcas que más llaman la atención de este juego y que no se suelen ver en el género, es el hecho que los personajes van subiendo de nivel a medida que van ganando puntos derrotando a enemigos o consiguiendo tesoros. Esto repercute en la equipación de los héroes. Empezaremos la partida con armas y armaduras sencillas, pero acabaremos equipados con armaduras doradas y potentes armas. Un curioso efecto que hace que estemos deseando a llegar al siguiente nivel para ver cual es la siguiente evolución de nuestro personaje. Además, subir de nivel rellena la barra de salud de nuestro personaje.

Otra de las características que no faltan en el juego son los jefes de final de fase. Estos enemigos harán que sudemos para vencerlos y es muy probable que nos quiten un buen puñado de vidas. Como buen juego arcade, la dificultad es bastante elevada, y tendremos que dedicarle muchas horas al juego si queremos completarlo sin tener que abusar de continuaciones. 

En cuanto a las diferencias de la versión de SNES respecto a la de CPS1, son debidas básicamentes a las limitaciones de la consola. Los gráficos y el sonido son inferiores, además de mostrar menos enemigos en pantalla que en la versión Arcade. Por último, en SNES solo se puede jugar en cooperativo de 2 jugadores, en vez de 3.

Knights of the Round, un juego algo olvidado con el paso del tiempo, pero igualmente un gran juego de Capcom que se puede disfrutar a día de hoy, sobre todo si podemos disfrutarlo en compañía.

Contenido relacionado