Guía de Dark Souls II

Información

Creación del personaje

En Dark Souls 2 no creas el personaje desde el principio del juego, es decir, en los menús, antes de tomar el control de dicho personaje, sino a los pocos segundos de empezar en el Altar encantado, entrando en la cabaña al cruzar un pequeño puente de madera.

-Lo primero de todo será elegir el nombre que le quieres poner.

-Acto seguido recibirás tu primera efigie humana (tu tesooooro bien preciado).

-Ahora elijamos tanto el cuerpo (Sexo, constitución y físico) como la apariencia (básicamente tu careto) que queramos tener; los ajustes avanzados se refieren a la apariencia pero cosas más concretas, en definitiva, más de lo mismo. Y ya por último, vamos con lo importante, que es la elección de clase y el regalo con el que queremos empezar.

Clase

Como puedes ver, en Dark Souls 2 hay 8 clases disponibles a elegir en lugar de las 10 que había en la primera entrega. Pero podrás elegir igualmente el mismo tipo de personaje que mejor se adapte a tu forma de juego.

Antes e continuar, una pequeña recomendación es que aunque puedas desarrollar el personaje a tu gusto independientemente de la clase, es que si por ejemplo elijes un guerrero te ciñas a ello a la hora de desarrollarlo y no le pongas las estadísticas que le pondrías por ejemplo a un mago (hechicero), esto es Dark Souls y hay que aprovechar al máximo cada punto de estadísticas (es lo mismo que te recomendamos en Eliteguias con la primera entrega).

Guerrero

Caballero

Espadachín

Bandido

Clérigo

Hechicero

Explorador

Marginado

Obsequio

Listado de obsequios que puedes elegir para llevar contigo al inicio del juego.

La primera opción es no aceptar ningún regalo y empezar solo con el arma que puedas llevar.

Este antiguo anillo aumenta ligeramente los PS.

Una efigie de aspecto familiar. Devuelve a los Huecos a la vida.

Varios objetos utilizados para curar veneno y restaurar PS. Esencial para viajar por Drangleic.

Te devuelve a la última hoguera en la que descansaste. Quizá te sientas seguro, pero ningún viaje es fácil.

Una semilla producida por un Árbol de gigantes.

Tírala a una hoguera para aumentar la fuerza de los enemigos cercanos. Solo para quien busca grandes retos.

Una simple masa petrificada. Quizá sirva de algo, algún día.

Volver arriba

Humanidad y efigies humanas

Al contrario que en Dark Souls, la Humanidad en Dark Souls II no viene representada por un número en una esquina de la pantalla, sino que con la primera muerte te convertirás en Hueco perdiendo parte de la salud máxima y con las sucesivas muertes irás perdiendo todavía más salud máxima hasta un tope del 50%, siendo por lo tanto, unas consecuencias más graves.

La única forma de curarte volviendo a tu forma humana y con plena salud máxima ya no será utilizando “humanidades” sino un nuevo tipo de objeto llamado Efigie humana. Distinto nombre pero mismo uso. En cualquier caso, ten en cuenta que las efigies “solo” restauran la vida máxima, para restaurar la vida actual tendrás que curarte de forma tradicional.

Siguiendo con las comparaciones, mientras que en las humanidades para curarte solo las podías utilizar en las hogueras, las efigies podrás utilizarlas en cualquier lugar. Eso si, un objeto tan inmensamente valioso, será casi igual de difícil de conseguir.

Cómo conseguir efigies humanas

-Una se puede obtener como regalo inicial durante la creación del personaje.

-En el cofre escaleras arriba cuando estás en la cabaña al inicio del juego.

-Las sueltan algunos NPCs cuando los matas (algunos, no todos).

-Te las vende el mercader Melentia en la Torre del Cardenal.

-Te las venden algunos NPCs más.

-Las sueltan los perros y los esqueletos.

-Matando a 2 de los guardianes de la hoguera tras crear al personaje.

-También las podrás encontrar en varias localizaciones más por el mundo.

Volver arriba

Hogueras

Cómo no, en Dark Souls 2 también hay hogueras y estas servirán como punto de control, es decir, cada vez que mueras, aparecerás automáticamente en la última hoguera en la que hayas descansado, perdiendo todas las almas que tuvieras en ese momento.

Una de las novedades es que ahora aparte de curarte en las hogueras y de recargar los frascos de estus, las antorchas que te alumbrarán en las zonas oscuras tendrás que encenderlas en las hogueras.

Pero lo más importante es que podrás teletransportarte entre las hogueras que previamente hayas encendido y ya desde el principio del juego. No habrá ningún tipo de penalización por ello, pero está el inconveniente de que al hacerlo volverán a aparecer los enemigos cercanos.

Volver arriba

Frascos de Estus

Los Frascos de Estus en Dark Souls II funcionan de la misma manera que en Dark Souls 1, siendo un objeto usado para recuperar salud. El número de ellos que puedes llevar es limitado, pero se rellenarán cada vez que descanses en una hoguera.

Nada más llegar a Majula y hablar con la mujer Heraldo de Esmeralda frente a la hoguera Fuego lejano, conseguirás los Frascos de Estus.

Para mejorarlos ten en cuenta que puedes hacerlo de dos maneras...

-Una de ellas es el número máximo de frascos que puedes llevar, lo cual se consigue entregándole “Fragmentos de frascos de Estus” a Heraldo de Esmeralda.

-La segunda forma de mejorarlos es en lo referente a cuanta salud curan con cada uso y eso se consigue quemando "polvo de hueso sublime" en la hoguera.

Volver arriba

Límite de enemigos y farmeo

En el primer Dark Souls si querías conseguir cierta cantidad de objetos, piezas de equipamiento de un enemigo en concreto, o simplemente más almas para mejorar tus estadísticas y/o comprar cosas, podías matar a los enemigos, descansar en la hoguera y repetir tantas veces como quisieras, pero en Dark Souls II eso cambia por completo, por que cuando matas a todos los enemigos de una zona un número determinado de veces (puede variar de una zona a otra o entre tipos de enemigos), estos desaparecen y por lo tanto ya no podrás seguir farmeándolos.

Pero hay un pequeño truco para solucionar este problema, que te contamos a continuación en Eliteguias, aunque por contra también tiene una parte mala...

Lo primero de todo será conseguir los siguientes objetos:

Ascua de la adversidad

Es uno de los regalos iniciales al crear el personaje y también se lo podrás comprar a varios mercaderes. Al quemar este objeto en una hoguera, aumentarás su nivel y con esto volverán a aparecer todos los enemigos de la zona, siendo más difíciles y por lo tanto soltando más almas de lo normal.

Anillo Serpiente plateada codiciosa

Lo encontrarás en un cofre de la Fortaleza perdida, cerca de donde hay un arquero y varios perros (cerca también de la hoguera “La torre solitaria”). Este anillo incrementa el número de almas que sueltan los enemigos.

Guantes de Jester

Se los puedes comprar al mercader en la Fortaleza de hierro. Estos guantes también incrementarán las almas que sueltan los enemigos.

Cuando quieras farmear almas en tu zona preferida y veas que ya no salen más enemigos, quema una ascua de la adversidad para que vuelvan a aparecer, equípate esos dos objetos y ve a por ellos. Puedes quemar tantas ascuas como tengas para repetir este proceso, pero ten en cuenta que cada vez que lo hagas aumentará la dificultad de los enemigos, así que utiliza este método de farmeo con precaución. Como ves, es una solucion pero... con sus limitaciones.

Volver arriba